El Secretario Duncan y el Fiscal General Holder Anuncian un Paquete de Orientación Sobre Cómo Proporcionar Una Educación de Calidad A Los Jóvenes Encarcelados En EE.UU.
in English

PARA PUBLICACIÓN INMEDIATA
8 de diciembre de 2014
Contactos:
Oficina de Prensa del Departamento de Educación,
(202) 401-1576 o press@ed.gov

Alexandria, Va. — El secretario de Educación Arne Duncan y el fiscal general de EE.UU., Eric Holder, anunciaron hoy un Paquete de orientación sobre la educación de encarcelados para ayudar a los estados y agencias locales de educación a fortalecer la calidad de los servicios educativos prestados a unos 60,000 jóvenes en Estados Unidos que permanecen en reclusión a diario.

Este paquete de orientación se basa en las recomendaciones del informe My Brother's Keeper Task Force publicado en mayo para "reformar los sistemas de justicia juvenil y penal para reducir las interacciones innecesarias de los jóvenes y para garantizar el derecho de los jóvenes encarcelados a recibir una educación de calidad." El paquete de orientación que hoy anunciamos es una hoja de ruta que los estados y las agencias locales pueden utilizar para mejorar la calidad de los servicios educativos a los reclusos jóvenes.

"Los estudiantes en los centros de justicia juvenil necesitan una educación de nivel mundial con cursos rigurosos que los ayuden a pasar con éxito de la cárcel a la escuela o a la fuerza laboral, para que así puedan ser miembros productivos de la sociedad. Los jóvenes no deben descarrilarse de por vida simplemente por haber estado en el sistema de justicia", dijo Duncan.

"En nuestro gran país, todos los niños merecen igualdad de acceso a una educación pública de alta calidad, y esto no es menos cierto para los jóvenes en el sistema de justicia", dijo el fiscal general Holder. "En el Departamento de Justicia, laboramos sin descanso para garantizar que todos los jóvenes en el sistema penitenciario tengan acceso a la educación de calidad que necesitan para reconstruir sus vidas y recuperar su futuro. Esperamos y deseamos que esta guía sea una hoja de ruta útil para mejorar las habilidades académicas y sociales de estos jóvenes, y para reducir la reincidencia".

"El anuncio de hoy responde directamente al llamamiento que hizo el presidente Obama en la iniciativa My Brother's Keeper. Es imprescindible garantizar que los jóvenes encarcelados reciban una educación de calidad y que tengan las destrezas necesarias para encaminarse de nuevo. Aplaudo al fiscal general Eric Holder, y al secretario de Educación Arne Duncan por destacar este asunto tan crítico", dijo Broderick Johnson, secretario de Gabinete de la Casa Blanca y presidente de la iniciativa My Brother's Keeper.

El paquete de orientación tiene cuatro componentes:

"La educación de alta calidad en los centros penitenciarios es una de las maneras más eficaces que tenemos para evitar el comportamiento delictivo en el futuro", dijeron Duncan y Holder en una carta a los estimados colegas enviada a los dirigentes escolares y fiscales generales de los estados. "La educación de alta calidad en los centros penitenciarios, incluida la educación postsecundaria apoyada por las becas federales Pell, puede reducir notablemente las tasas de encarcelación futura. Con menos crimen se reducen los costos de encarcelamiento y las comunidades también serán más seguras".

El Presidente ha fijado una meta de que para el 2020, nuestro país tenga la tasa más alta de graduados universitarios en el mundo, y que todos los estadounidenses completen al menos un año o más de educación postsecundaria o formación profesional. La Administración cree que incluso los jóvenes en los centros penitenciarios pueden ayudar a lograr esta meta.

Para los jóvenes encarcelados, el acceso a una educación de alta calidad durante su confinamiento es una estrategia muy importante y rentable para asegurar que se conviertan en miembros productivos de sus comunidades. El costo promedio de encarcelar a un menor es $88,000 por año, y un estudio reciente mostró que alrededor del 55 por ciento de los jóvenes volvieron a ser detenidos a los 12 meses de ser liberados. Los presos de todas las edades tienen la mitad de probabilidad de volver a la cárcel si participan en la educación superior, incluso en comparación a los reclusos con historiales similares.

Este esfuerzo conjunto de los departamentos de Educación y Justicia es uno de una serie de acciones notables que se han tomado para garantizar que la educación en los centros penitenciarios juveniles sea comparable a los servicios prestados en cualquier otra escuela. Los departamentos han colaborado para ayudar a las comunidades a reducir el número de jóvenes que entran al sistema penitenciario y para asegurar que aquellos en el sistema regresen a sus comunidades con dignidad, habilidades, una educación viable y oportunidades de empleo, incluidos los siguientes esfuerzos en este año:

Todos los jóvenes se merecen una educación adecuada y de alta calidad. Este paquete de orientación aclara la obligación de educar a los jóvenes encarcelados, y de abogar por que tengan una oportunidad real de reinserción a la comunidad. Una educación sólida que libere y expanda su potencial de contribuir a la sociedad es un paso más en el camino correcto.


 
Print this page Printable view Bookmark  and Share
Last Modified: 12/09/2014