A r c h i v e d  I n f o r m a t i o n

Cómo ayudar a sus hijos a aprender ciencia - septiembre de 1992

Las bases

¿Qué es ciencia?

La ciencia no es tan sólo una colección de datos. Los datos son parte de la ciencia. Todos necesitamos conocer ciertos datos cientificos: que el agua se congela a los 32 grados Fahrenheit (o 0 grados Celsius), y que la tierra gira alrededor del sol. Pero la ciencia es mucho más. Incluye:

El escritor de ciencia ficción Isaac Asimov describe la ciencia como "una forma de pensar," una manera de mirar al mundo.

La ciencia también envuelve la prueba y el error; probar, errar, y probar otra vez. La ciencia no provee todas las respuestas. Requiere que seamos escépticos a fin de que nuestras "conclusiones" cientificas puedan ser modificadas o cambiadas totalmente mientras vamos haciendo nuevos descubrimientos.

Los niños tienen sus propias ideas

Los niños desarrollan sus propias ideas sobre el mundo fisico, ideas que reflejan sus perspectivas especiales. A continuación se presentan algunas percepciones de estudiantes de sexto grado:

"Los fósiles son huesos que los animales ya no usan en sus cuerpos."

"Algunas personas pueden saber qué hora es mirando al sol, pero yo nunca he podido distinguir los números. "

"La gravedad es más fuerte en la tierra que en la luna porque en la tierra tenemos mayor suciedad. "

"Un viento huracanado es cuando nieva de costado."

Las experiencias de los niños les ayudan a formar sus propias ideas, y éstas a menudo no están de acuerdo con las interpretaciones científicas actuales. Tenemos que permitir a nuestros niños hacer preguntas y cometer errores sin sentirse "tontos."

Podemos ayudar a que nuestros niños miren a las cosas en nuevas formas. Por ejemplo, con respecto a los vientos huracanados con nieve, podríamos preguntar: "¿Has visto alguna vez nevar de costado? ¿Por qué crees que a veces la nieve cae de costado?"

Lo mejor es usar las manos

Los niños, especialmente los pequeños, aprenden mejor la ciencia y entienden mejor las ideas científicas si se les permite investigar y experimentar. Este aprendizaje práctico de la ciencia también puede ayudar a los niños a pensar criticamente y a obtener confianza en su habilidad de resolver problemas. Algunos maestros de ciencias han explicado esto así:

"¿Qué motiva e interesa a niños pequeños? Las cosas que pueden ver, tocar, manipular, modificar; situaciones que les permiten descubrir lo que sucede; en suma, eventos y enigmas que pueden investigar, lo cual es el meollo de la ciencia."

Pero esta manera práctica de aprender ciencia puede ser desordenada y requerir mucho tiempo. Por eso, antes de empezar hay que fijarse en lo que incluye una actividad, tomando en cuenta el tiempo que se va a necesitar.

Menos es más

Es tentador tratar de enseñar a nuestros hijos un poco de todo.

Aunque los niños pequeños no pueden aprender todo lo relativo a la ciencia, éstos necesitan y quieren aprender muchos datos. Pero la mejor manera de ayudarlos a pensar cientificamente es presentarles tan sólo unos cuantos temas en forma detallada.

Cómo encontrar la actividad adecuada para su niño

Los niños tienen diversos intereses y requieren diversos proyectos científicos. Una colección de arena y rocas que dio gran resultado con una hija de 8 años, puede ser que no sirva con un hijo de 6 años.

Afortunadamente, todo tipo de niño puede encontrar muchos divertidos proyectos. Si a su niño le gusta cocinar, déjele observar cómo el azúcar se acaramela o cómo el vinagre cuaja la leche.

La mejor forma de encontrar actividades adecuadas es conocer a nuestros niños. He aquí algunas sugerencias: