A r c h i v e d  I n f o r m a t i o n

Cómo ayudar a sus hijos a usar la biblioteca - julio de 1993

Servicios para los niños que tienen necesidades especiales

Si sus hijos poseen dones y talentos especiales, Ud. probablemente consideraró que ayudarlos a utilizar la biblioteca ofrece beneficios y presenta desafíos extraordinarios. A los niños que tienen talentos especiales generalmente les gusta la lectura y desean aprender a leer independientemente y a usar materiales más difíciles a edades más tempranas. Tienden a poseer un alto nivel de curiosidad intelectual y a buscar respuestas a preguntas que abarcan una gran diversidad de temas, de manera que necesitan tener a su disposición muchas fuentes de información complejas. La biblioteca pública puede ser un "laboratorio de aprendizaje" para estos niños, y ellos con frecuencia son capaces de utilizar sus recursos con relativamente poca ayuda. Sin embargo, si Ud. desea consejos específicos para sus hijos dotados de talentos especiales, no deje de pedirle sugerencias al bibliotecario. Consulte también con el bibliotecario de la escuela. Generalmente, este persona coopera con los maestros en la preparación de los cursos de estudio y puede recomendarle materiales de lectura suplementarios .

Si sus hijos sufren de alguna incapacidad, no deje por eso de presentarles el mundo de los libros que contiene la biblioteca de su comunidad. La Ley para Norteamericanos Incapacitados, que entra en vigor a principios de 1992, exige que las instalaciones y los servicios que son utilizados regularmente por el público sean accesibles a los 43 millones de norteamericanos que son sordos o ciegos que están confinados en sillas de ruedas o que se encuentran de alguna otra manera física o mentalmente incapacitados. Aun antes de promulgarse esta ley, en la mayoría de las bibliotecas públicas se habían eliminado las barreras a las personas físicamente incapacitadas y muchas ofrecían programas especialmente diseñados para servir a la gente, incluso a los pequeños, a los inválidos, los sordos, ciegos, o físicamente impedidos.

[image]]
Los servicios bibliotecarios ofrecidos a los niños que tienen dificultades en aprender son muy distintos a los que se ofrecen a los que sufren de retraso mental. Para informarse sobre los programas que se ofrecen en su localidad, lo mejor es dirigirse a la biblioteca pública más cercana. Si los programas que ofrece la biblioteca no responden a las necesidades especiales de sus hijos, el bibliotecario probablemente pueda enviarlo a otras bibliotecas de la región que ofrezcan los servicios necesarios, o tal vez Ud., con la ayuda de los empleados de la biblioteca, pueda satisfacer las necesidades de sus hijos. Pregunte si los bibliotecarios se han communicado con la Association for Library Service to Children/American Library Association, 50 East Huron Street, Chicago, Illinois 60611 (1-800-545-2433). Aquella organizacion puede assistir a los bibliotecarios quienes tratan de mejorar servicios para jovenes quienes tienen dificultad en aprender.

Dado que hoy día más retrasados mentales viven en medio de la comunidad y no en las instituciones donde se acostumbraba tenerlos, más bibliotecas públicas se están esforzando por incluirlos en sus programas. Algunas ciudades tienen magníficos programas, tales como programas de charlas sobre libros y de narración de cuentos, que han sido preparados cuidadosamente para atender los intereses y niveles de desarrollo de los niños que sufren de retraso mental. Además, existen listas de libros para la enseñanza de esos niños. Si en su comunidad no existe ese tipo de servicio, diríjase al capítulo local de la Asociación para Ciudadanos con Retraso Mental, al director de un hogar para retrasados mentales, a un profesor de educación especial o a la biblioteca del estado en que Ud. reside. Aunque es cierto que los jóvenes que sufren de incapacidades relacionadas con el desarrollo pueden necesitar ayuda especial, también es cierto que pueden beneficiarse de la lectura y del uso de recursos bibliotecarios. Por consiguiente, los esfuerzos especiales que Ud. haga por informar al personal de la biblioteca acerca de las necesidades y las aptitudes especiales de sus hijos serán muy justificados.

Los niños sordos, naturalmente, tienen diferentes necesidades de comunicación. El ayudar a su niño sordo a leer y a utilizar los servicios de la biblioteca puede ser muy beneficioso y también muy estimulante.

Averigüe en su biblioteca local o en la biblioteca del estado cuáles son los servicios especiales que se ofrecen en su localidad para niños que sufren de sordera. Muchas bibliotecas tienen personal que sabe comunicarse por señas o que ha sido entrenado para trabajar con personas sordas. Algunas ofrecen servicios de información y orientación mediante dispositivos de telecomunicación para sordos (conocidos por sus siglas en inglés TDD por Telecommunications Devices for the Deaf). Algunas hasta prestan los dispositivos TDD y también aparatos decifradores de subtítulos de televisión.

Existen muchos servicios de biblioteca gratis para niños y adultos ciegos o con incapacidades fisicas. El Servicio Nacional de Bibliotecas (NLS) de la Biblioteca del Congreso ofrece la mayoría de esos servicios. El NLS ofrece, por conducto de una red nacional de bibliotecas regionales, servicios gratuitos en Braille y en libros grabados para las personas cuyas limitaciones visuales e incapacidades físicas les impiden leer, retener un libro en las manos o voltear las páginas o que hán sido certificado por un médico por una inabilidad de leer a causa de una disfunción orgánica.

Ud. puede presentar una solicitud en nombre de sus hijos ante la biblioteca regional. Si experimenta alguna dificultad en localizar una biblioteca participante cerca de su hogar, solicite ayuda en la biblioteca pública de su localidad o escriba al NLS (véase la sección titulada "Para Más Información").

Aunque la colección de libros para adultos del NLS es más grande que la de niños, la colección para niños es extensa. Cuenta con cienes de obras para niños en Braille, en una combinación de texto impreso y Braille y en grabaciones en cassettes y en discos. La colección incluye libros de ilustraciones, novelas y libros educativos de diversos niveles de interés y de dificultad para niños de edad preescolar a escuela intermedia. Además, tiene revistas para niños e incluso materiales para la instrucción musical. El principio que guía los esfuerzos del NLS es que los niños ciegos o con incapacidades físicas tienen derecho a disfrutar de los mismos materiales de lectura que sus compañeros y amigos no incapacitados.

El mismo principio se aplica a los servicios para adultos que ofrece el NLS, los cuales están también a la disposición de los adolescentes que saben leer a nivel de escuela secundaria y a niveles superiores. El Congreso ha autorizado al NLS a ofrecer únicamente libros populares. Si Ud. necesita libros de texto o materiales de consulta, diríjase al NLS en cuanto a otras fuentes de ayuda. El Servicio Nacional de Bibliotecas ofrece además una colección más pequeña de libros en español para niños y adultos narrados o escritos en Braille, en formas bilingües y en otros idiomas extranjeros (vea la sección "Para Mas Información" bajo materiales en español).
-###-


[Los servicios de la biblioteca] [Table of Contents] [Una nota final sobre los servicios para adultos]