A r c h i v e d  I n f o r m a t i o n

Cómo ayudar a sus hijos a usar la biblioteca - julio de 1993

Los servicios de la biblioteca

Entonces, ¿qué puede Ud. esperar cuando lleva a sus hijos a la biblioteca? Mucho depende, desde luego, de las edades de sus hijos y de los recursos que tenga la biblioteca pública de su localidad. La mejor manera de informarse es visitar la biblioteca de su comunidad para enterarse de lo que puede ofrecerle. A pesar de la gran variedad de programas que ofrecen las bibliotecas del país, existen ciertos elementos comunes que caracterizan la mayoría de los servicios para niños y ciertas tendencias generales que tipifican los nuevos programas.

Para los niños de edad preescolar

Hasta hace muy poco, las bibliotecas tenían poco o nada que ofrecer a los niños menores de tres años de edad; sin embargo, durante los últimos anos un mayor número de bibliotecas ha venido ofreciendo programas para la infancia.

"Alcánzelos en la Cuna" es el nombre de un programa muy popular iniciado en la Florida que tipifica ese esfuerzo. Las bibliotecas de todo el país lo están imitando. Los padres de recién nacidos reciben paquetes de información bibliotecaria en los hospitales y en los centros de adopción y aun en sus classes prenatales. Estos paquetes generalmente contienen información sobre cómo estimular el desarrollo del lenguaje mediante juegos, canciones y demás actividades. También incluyen listas de libros para bebés, libros sobre la crianza de niños y, desde luego, la dirección de la biblioteca de la localidad y las horas en que está abierta. Si en su localidad no hay un programa como éste y Ud. desea obtener un paquete de información, pida ayuda al bibliotecario de la biblioteca más cercana.

Un pequeño número de bibliotecas invita a los padres a traer a sus hijos--por jóvenes que sean--a la biblioteca y a participar en programas especiales, tales como programas nocturnos de narración de cuentos para padres e hijos. En esos programas, los padres pueden aprender juegos manuales, canciones, rimas y otras actividades que pueden utilizar en sus propias casas para distraer a sus bebés y estimular su desarrollo.

Muchas bibliotecas están instituyendo programas para ninos de 18 a 36 meses de edad. En estos casos, como en los anteriores, padres e hijos participan juntos en actividades que pueden incluir lectura en voz alta, narración de cuentos, juegos manuales, rimas y canciones. Dado que ésta es una edad muy importante para el desarrollo del lenguaje, el valor de esas actividades consiste tanto en enseñar a los padres o encargados de los niños a estimular y alentar su desarrollo como en entretenerlos.

A los niños de 3 a 5 años de edad generalmente les gustan las actividades en grupo. Por lo tanto, muchas bibliotecas patrocinan programas para niños de esa edad que no requieren la presencia de los padres. Las actividades más corrientes incluyen lectura en voz alta, narración de cuentos, proyección de películas y programas de marionetas, de artes y artesanías y de lectura. Los programas de lectura a menudo incluyen algún tipo de premio--tal como un certificado o un libro--para los niños que leen un número determinado de libros o que escuchan su narración.

También debemos mencionar que hoy día muchas bibliotecas ofrecen programas especiales para preparar a las personas que se dedican a cuidar niños e incluso invitan a grupos numerosos de niños de jardines infantiles a asistir a programas especiales, tales como los programas de narración de cuentos o de lectura en voz alta. Si Ud. tiene hijos en un jardin infantil, pídele a los encargados que consulten con la biblioteca pública de la localidad sobre cómo planear esas actividades. Conocimiento de libros y de la lectura en voz alta debe formar parte de las actividades del jardín, y la biblioteca pública está mejor preparada que nadie para preparar y enriquecer esos programas.

Los tipos de materiales que las bibliotecas prestan a los niños menores de 5 años de edad varían de una biblioteca a otra. No obstante, todas las bibliotecas prestan libros--libros encuadernados, libros con páginas de cartón, libros de ilustraciones y, con frecuencia, libros de tela, libros con portada de cartón y revistas. La variedad de temas es enorme: abarca desde ilustraciones de los diversos colores para los bebés hasta principios de ir en bicicleta, y desde Bambi hasta la manera de preservar insectos en jarros de vidrio. Cuando sus hijos le presenten interminables series de preguntas, tales como ¿de dónde vine? o ¿por qué es azul el cielo? lo más probable es que la biblioteca tiene un libro con respuestas que estén a su alcance. Por otra parte, si sus hijos expresan interés en un tema favorito--trátese de brontosaurios o de burros--Ud. encontrará en la biblioteca una gran variedad de libros que los fascinarán.

Además, casi todas las bibliotecas ofrecen grabaciones de cuentos y de canciones en cassettes de sonido para ninos. Muchas bibliotecas también ofrecen cassettes, videocintas, paquetes de libros y cassettes y hasta marionetas y juguetes educativos. Averigüe lo que ofrece la biblioteca de su localidad. Tanto Ud. como sus hijos probablemente quedarán agradablemente sorprendidos, y lo único que les costará será un poco de tiempo.

Para los niños de edad escolar

[book image]Para los niños que comienzan sus estudios, la biblioteca adquiere nueva importancia. Además de ser un lugar de recreo, la biblioteca se convierte en una fuente de información que los niños utilizan en la preparación de sus tareas.

Esta nueva función de la biblioteca generalmente no disminuye de ninguna manera su importancia como fuente de placer. La mayoría de las bibliotecas ofrecen muchos programas organizados para el placer de los niños. Para los estudiantes de escuela primaria, se ofrecen programas parecidos a los de lectura en voz alta y narración de cuentos que a menudo incluyen charlas y presentaciones por los mismos niños, así como programas de lectura durante los meses de verano. Para los estudiantes de escuela intermedia también pueden ofrecerse charlas sobre libros, programas de lectura durante los meses de verano, seminarios sobre la escritura creativa, grupos de teatro y lectura de poemas.

No obstante, los libros siguen siendo la atracción principal. El período entre los 7 y los 9 años de edad es particularmente importante en el desarrollo de los ninos. Normalmente, durante ese período los niños progresan de simplemente escuchar sonidos y hojear libros de ilustraciones a leer independientemente para su propio placer y para preparar sus tareas. La manera en que los niños consigen dar este paso satisfactoriamente es un factor determinante para el resto de sus vidas.

Es sumamente importante encontrar libros bien escritos para sus hijos durante esa etapa de su vida. Un cuento que causa risa o curiosidad les proporciona la motivación que necesitan para leer, por difícil que sea para ellos la lectura. La biblioteca pública de su localidad tiene muchísimos libros de ese tipo, y el bibliotecario encargado del departamento de niños tiene la preparación necesaria para encontrarlos. Además, la biblioteca ofrece cada vez más libros educativos. ¿,Desea saber como excavar huesos de dinosaurios o investigar lo que se sabe sobre los diversos pueblos del mundo? Existen buenos libros que fascinarán hasta a los lectores principiantes.

Lo ideal es que el sentido de maravilla y de curiosidad que impulsa a los niños a hacer preguntas constantemente continúe a medida que ellos crezcan. Estimúlelos a buscar respuestas a sus propias preguntas en diccionarios, enciclopedias, atlases y almanaques. Estos libros son fuentes de información que Ud. tal vez desee agregar a la biblioteca de su propio hogar. Aun si lo hace, recuerde que la biblioteca de su localidad tiene una selección más amplia y un mayor número de materiales sobre temas específicos y que el bibliotecario se complacerá en ayudar a sus hijos a aprender a usarlos.

No olvide que la biblioteca de la escuela es una valiosa fuente de información y de adquirir conocimientos, parecida a la biblioteca pública de la comunidad. De hecho, muchas escuelas y bibliotecas públicas se asocian para ofrecer programas para niños. Por ejemplo, una escuela puede invitar a los empleados de la biblioteca pública de la localidad a presentar charlas sobre libros o a repartir tarjetas de biblioteca a los niños.

En las escuelas primarias e intermedias, sus hijos recibirán tareas que los obligarán a aprender a usar la biblioteca. La enseñanza del uso de la biblioteca es, por cierto, parte del curso de estudios de la escuela. Cuando visite la escuela de sus hijos, pase por la biblioteca, conozca al bibliotecario y familiarícese con los muchos sus hijos da una venta de libros, aproveche la oportunidad de participar en ella. Probablemente se le invitará a ayudar a recoger, presentar, comprar y vender libros para niños. Esta actividad ofrece una excelente oportunidad para ampliar sus conocimientos sobre la literatura para niños.

A menudo los estudiantes solicitan la ayuda de sus padres en la preparación de tareas que requieren el uso de la biblioteca, y a menudo los padres gradualmente se hacen responsables del trabajo y preparan ellos mismos los informes que se dan a sus hijos. A la larga, eso no beneficia a nadie. Sin embargo, hay varias cosas que Ud. puede hacer para ayudar a sus hijos con las tareas que requieren el uso de la biblioteca:

En muchas regiones del país las bibliotecas ofrecen servicios especiales para ayudar a los estudiantes con sus tareas, tales como líneas telefónicas especiales para ayudar a los estudiantes a preparar sus tareas y cursillos sobre la preparación de informes escolares. Averigüe lo que ofrece la biblioteca pública de su localidad.

Uno de los servicios más importantes y que con mayor frecuencia ofrecen las bibliotecas a los niños de edad escolar es el programa de lectura durante los meses de verano. Recientes investigaciones han demostrado que los niños que participan en estos programas comienzan el año escolar con conocimientos de lectura mejor desarrollados que los que no participan. Por consiguiente, aliente a sus hijos a participar en estos programas, particularmente si tienen alguna dificultad para leer. Cada día se reconoce más y más que las deficiencias de lectura y el analfabetismo son obstáculos enormes que impiden a muchos jóvenes triunfar en la vida. Es claro que mientras más ayuda reciban los niños para aprender a leer, y mientras más temprano la reciban, mejor será.

El creciente número de programas de computadoras en las bibliotecas públicas tiene interés especial para los niños. Puesto que los niños generalmente se interesan más que sus padres en las computadoras y tienen mayor facilidad para utilizarlas, estas máquinas se encuentran a menudo en los departamentos de niños de las bibliotecas, así como en los departamentos de adultos. Muchas bibliotecas públicas ofrecen cursos de lenguajes de computadoras, programación, gráficas, etc., para los niños. Asegúrese de que sus hijos--especialmente los adolescentes--sepan lo que ofrece la biblioteca pública de su localidad.

Para los adolescentes

Los adolescentes, desde luego, son más independientes que los niños más jòvenes; por consiguiente, sus padres deben desempeñar un papel algo distinto para ayudarlos a utilizar la biblioteca y estimularlos a leer por placer. Probablemente, la mejor forma en que los padres pueden ayudarlos es asegurándose que estén enterados de los programas que se ofrecen y dándoles el ejemplo de visitar la biblioteca y de leer.

No existe ninguna categoría específica de libros especialmente para adolescentes o para adultos jóvenes, aunque sí existen muchas novelas escritas especialmente para los de esa edad, generalmente publicadas en libros con portada de cartón. Algunas bibliotecas tienen secciones especiales para jóvenes de esta edad; otras incluyen materiales para adultos jóvenes en la colección para adultos. Los adolescentes generalmente seleccionan sus libros, especialmente los que necesitan para preparar sus tareas, en el departamento de libros para adultos. Por eso la lista de títulos que encuentran es smplia. Además de libros y revistas, muchas bibliotecas prestan cassettes de sonido y videocintas gratis.

Algunas bibliotecas públicas han preparado programas especiales para adolescentes con el propósito de ayudarlos a hacer la transición a la vida de adultos. Por ejemplo, algunas bibliotecas tienen asistentes jóvenes que se ocupan de asegurar que los programas y los materiales estén en su lugar. Algunas bibliotecas publican críticas literarias escritas por adolescentes o ayudan a los jóvenes de la comunidad a publicar sus propios boletines informativos y revistas.

Muchas bibliotecas emplean adolescentes para ayudar en los programas para niños más jóvenes, como tutores de los participantes en los programas de lectura durante el verano y para organizar programas de marionetas y de artesanías, contar cuentos y presentar obras de teatro. Además, las bibliotecas a menudo ofrecen oportunidades de empleo a tiempo parcial, tanto de voluntarios como con pago, a adolescentes que se encargan de recibir los libros que devuelve el público y de regresar materiales a los estantes.

Por último, la biblioteca pública de su localidad puede ayudar a los jóvenes que buscan información sobre cuestiones muy importantes y personales. La biblioteca ofrece información sobre el planeamiento de los estudios y de las carreras profesionales, incluyendo la selección de una universidad y la forma de obtener ayuda económica para cursar estudios universitarios. Muchas bibliotecas distribuyen materiales educativos sobre las drogas y el alcohol, tanto para él uso de los padres como para el de sus hijos. Muchas otras bibliotecas se encargan de remitir casos a otros servicios comunitarios, tales como los centros de asesoramiento y las oficinas que se ocupan de los niños que abandonan el hogar--y las bibliotecas siempre ofrecen libros en abundancia.
-###-


[Cuando sus hijos vayan solos a la biblioteca] [Table of Contents] [Servicios para los niños que tienen necesidades especiales]