Estudiantes de limitado dominio del inglés se benefician de: Edificar sobre los buenos resultados
enero de 2007
Archived Information

Downloadable File PDF (51 KB)
in English

"Es para nosotros un honor y una muestra de confianza la responsabilidad de garantizar que nuestra próxima generación esté preparada para participar del Sueño Americano."
— La Secretaria de Educación de EEUU Margaret Spellings

Edificar sobre los buenos resultados: Un plan de acción para el fortalecimiento de la Ley Que Ningún Niño Se Quede Atrás tiene como objetivo aportar medios adicionales a nuestras escuelas y educadores para cerrar la brecha en el rendimiento académico y ayudar a los estudiantes de los Estados Unidos a leer y hacer la matemática al nivel correspondiente a su grado a más tardar en 2014.

Desde la aprobación de la Ley Que Ningún Niño Se Quede Atrás, los estudiantes de limitado dominio del inglés, conocidos por los siglas en inglés LEP (Limited English Proficient), han recibido más atención que nunca. Al realzar los resultados positivos de esta población emergente, los educadores y formuladores de políticas pueden canalizar mejor los recursos y adaptar la enseñanza a las necesidades específicas de este sector.

La Ley Que Ningún Niño Se Quede Atrás, conocida por sus siglas en inglés NCLB (No Child Left Behind), ha evolucionado desde un concepto hasta una ley y un modo de vida. Es la base sobre la que debemos construir, y ahora es el momento de actuar. Para ir más allá de los avances realizados por los estudiantes de limitado dominio del inglés, la propuesta del Presidente:

  • Aumenta el monto que los distritos escolares pueden gastar en tutoría adicional para los estudiantes de limitado dominio del inglés en relación con lo que está disponible en la actualidad conforme a las disposiciones en NCLB sobre los servicios educativos suplementarios.

  • Reconoce a las escuelas que realizan avances significativos en llevar a los estudiantes de limitado dominio del inglés hacia el pleno dominio del idioma dentro de los sistemas de rendición de cuentas de los estados y las escuelas, y además atribuye mérito a las escuelas que progresan.

  • Permite a los estados usar modelos de crecimiento para alcanzar un nivel de dominio correspondiente al nivel del grado a más tardar en 2014, siempre y cuando cuenten con fuertes sistemas de datos y evaluaciones bien establecidas, y fijen objetivos anuales basados en el nivel de competencia de los estudiantes, no en su origen.

  • Hace responsables a los estados y los distritos escolares para garantizar que todos los estudiantes, sin importar su lengua materna, sepan leer y hacer la matemática al nivel correspondiente o superior a su grado a más tardar en 2014.

  • Continúa haciendo obligatorio un desglose de los resultados de rendimiento académico y las tasas de participación de modo que los subgrupos críticos sigan siendo el eje de atención.

  • Amplía el programa Striving Readers ('Aspirantes a buen lector'), el cual da intervenciones intensivas a los estudiantes del sexto al doceavo grado con dificultades para alcanzar el nivel correspondiente a su grado en lectura y redacción, para poder alcanzar a un mayor número de estudiantes.

  • Sigue invirtiendo en Antes que nada, la lectura (Reading First), la iniciativa de lectura infantil más grande y exitosa que se haya emprendido en la historia de este país.

  • Aumenta el nivel de financiamiento federal canalizado por el Título I, para atender a los estudiantes de escuela secundaria de bajo ingreso económico, y al mismo tiempo, protege el financiamiento para las escuelas primarias y secundarias medias de zonas de bajo ingreso económico.

  • Obliga a los estados, a más tardar en 2010-11, a elaborar criterios académicos mínimos en inglés y matemática que preparen a los estudiantes de escuela secundaria a triunfar en la universidad y el lugar de trabajo global.


 
Print this page Printable view Send this page Share this page
Last Modified: 06/16/2009