Cómo ayudar: Ofrezca buen apoyo -- Cómo ayudar a su hijo con la tarea escolar

La regla más básica es, "No le haga la tarea al niño". Esta no es su tarea—es la tarea de su hijo. "Yo he recibido trabajos que están en la letra misma de los padres," dice un maestro de octavo grado, quejándose. Hacerle la tarea al muchacho no le ayudará en lo más mínimo a comprender y utilizar información. Y tampoco le ayudará a fomentar la seguridad en sí mismo.

Childlike drawing of a blind child using a walkingstick, and wearing dark glasses and a school backpack.

Aquí le ofrecemos algunas sugerencias para ofrecer apoyo sin tomar un papel indebido con las tareas escolares de su hijo.

Ayude a que su niño se organice bien

Ayúdelo a crear un buen horario y póngalo en un lugar donde los dos lo pueden consultar fácilmente. Al apuntar la tarea y cuándo la tiene que entregar, su niño se irá acostumbrando a seguir un plan y a tener en mente qué trabajos debe y cuándo los tiene que entregar. Si su niño todavía no aprende a escribir, escríbale su calendario escolar hasta que él pueda hacerlo por sí mismo.

Una mochila o bolsa para los libros le facilitará cargar su tarea de la casa a la escuela. Consígale carpetas para que guarde su tarea en un lugar seguro y se mantenga organizado.

Fomente los buenos hábitos de estudio

Los maestros generalmente ofrecen consejos sobre cómo estudiar eficazmente. Pero se requiere de tiempo y práctica para desarrollar buenos hábitos de estudio. Para reforzar los buenos hábitos en casa, usted puede:

  • Ayudarle a administrar bien su tiempo para completar su tarea cuando debe. Por ejemplo, si su hijo está en octavo grado y tiene que entregar un informe de biología en tres semanas, hable sobre todos los pasos que deberá tomar para completar el informe a tiempo, incluyendo:

    • Seleccionar un tema;
    • Completar la investigación buscando en libros o en otros materiales la información que necesita y hacer buenos apuntes;
    • Escoger cuáles son las preguntas más pertinentes para desarrollar su tema;
    • Preparar un bosquejo;
    • Escribir el primer borrador; y
    • Revisar y completar la versión final.

    Ayude a su hijo a completar un cuadro que demuestre cuánto tiempo anticipa invertir en cada paso.

  • Ayudarle a comenzar una monografía, un trabajo de investigación o algún otro trabajo grande. Aliéntelo a utilizar la biblioteca. Si no está seguro cómo comenzar, sugiérale que pida ayuda al personal de la biblioteca. Si está utilizando una computadora para buscar materiales de referencia—ya sea que la computadora esté en casa, en la escuela o en la biblioteca—asegúrese que está obteniendo la ayuda que necesita para usarla adecuadamente y que está buscando en sitios apropiados para su edad. Muchas bibliotecas públicas tienen centros de apoyo para hacer tarea con personal dedicado a dar apoyo individual a los estudiantes. Una vez que su hijo haya completado la fase de investigación, escúchelo cuidadosamente cuando le comparta los puntos de discusión que quiere integrar en su informe.

  • Childlike drawing of a mother handing a pencil to a child while they are sitting at a table working on homework.
  • Darle exámenes de práctica. Por ejemplo, ayúdele a su niño de tercer grado a prepararse para un examen de ortografía al practicar dictándole palabras. Pídale que corrija su propio papelito mientras usted deletrea la palabra correctamente.

  • Ayudarle a evitar estudiar al último momento. Revise el material, identificando cómo estudiar y qué preparar para el examen de ciencias sociales de su niño de quinto grado con bastante anticipación. Pueden hacer un calendario que defina lo que tiene que hacer para prepararse bien, hacer un examen de práctica y anotar las respuestas correctas a las preguntas que él mismo plantee.

  • Hablar con él sobre cómo tomar un examen. Asegúrese que su niño entienda bien lo importante que es leer las instrucciones cuidadosamente, tener en mente los límites de tiempo y evitar dedicarle demasiado tiempo a una sola pregunta (Vea en la sección de Recursos, los títulos de libros y panfletos que ofrecen sugerencias para ayudar a su hijo a organizarse y desarrollar buenos hábitos de estudio.)

Hable sobre la tarea

Aliéntelo a utilizar la biblioteca. Si no está seguro cómo comenzar, sugiérale que pida ayuda al personal de la biblioteca.

Al dialogar y hacer preguntas sobre la tarea le puede ayudar a su niño a reflexionar a fondo sobre su tarea y dividir los pasos requeridos de manera que pueda completarlos a tiempo. Estas son algunas preguntas que usted puede hacer.

  • ¿Entiendes bien lo que se te pide que hagas? Una vez que su niño haya leído las instrucciones cuidadosamente, pídale que le explique en sus propias palabras de qué se trata la tarea. (Si todavía no sabe leer, el maestro puede haber mandado instrucciones a casa que usted le puede leer.) Algunas escuelas tienen líneas de información donde usted puede obtener información sobre la tarea por teléfono, o sitios en el Internet donde puede obtener la tarea si acaso se le pierde al niño o si estuvo ausente el día que la asignaron. Si su niño no entiende las instrucciones, léanlas juntos de nuevo y hablen sobre la tarea. ¿Contiene palabras que todavía no se ha aprendido bien? ¿Cómo pueden investigar el significado de estas palabras? Si ninguno de los dos entiende la tarea, llámele a uno de los compañeros de clase o al maestro.

  • ¿Necesitas ayuda para entender cómo hacer esta tarea? Vea si su niño necesita aprender más, por ejemplo, sobre cómo restar fracciones antes de poder completar la tarea. O quizás el maestro necesita explicarle de nuevo cómo aplicar las reglas de puntuación. Si usted entiende bien la materia, quizás quiera trabajar con algunos ejemplos con su niño. Sin embargo, no se olvide de dejar que su niño haga la tarea por su propia cuenta.

  • ¿Tienes todo lo que necesitas para hacer esta tarea? Algunas veces su niño necesita materiales especiales, como lápices de color, reglas para medir con el sistema métrico, calculadoras, mapas o libros de referencia. Revise con el maestro, con el consejero escolar, o con el director para buscar ayuda si usted no puede proveer los materiales necesarios. Revise con su biblioteca local o escolar para localizar libros u otras fuentes de información útiles.

  • ¿Tiene sentido la forma en que contestaste las preguntas? Para revisar si su niño entiende bien lo que está haciendo, pídale que le explique cómo resolvió un problema de matemáticas o que le dé un resumen de lo que escribió en su informe.

Esté alerta por señas de la frustración

Si su niño demuestra señas de frustración, permita que se tome un descanso. Anímelo y hágale saber que usted tiene plena confianza en su capacidad de completar su trabajo.

No deje de elogiarlo

Las personas de todas las edades responden muy bien a los elogios. Y los niños necesitan palabras de aliento de las personas cuyas opiniones cuentan más—sus familias. "¡Muy buen borrador para tu informe!" o "Haz hecho muy buen trabajo" son palabras que le rendirán muy buenos resultados para motivar a su niño a completar sus trabajos escolares.

Los niños también necesitan saber cuando no han realizado su mejor esfuerzo. Pero cuide que sus críticas sean constructivas. En vez de decirle a su alumno de sexto año, "No vas a entregar esa basura, ¿no?" mejor diga, "El maestro va a entender tus ideas mucho más claramente si te esfuerzas por escribir con mayor cuidado." Y no deje de elogiarlo cuando acabe una mejor versión "en limpio."

< Página previa | ^ Arriba ^ | Próxima página >


 
Print this page Printable view Send this page Share this page
Last Modified: 08/23/2003