Cómo ayudar: Demuestre que la educación y la tarea son importantes para usted -- Cómo ayudar a su hijo con la tarea escolar

Los niños necesitan saber que los miembros de su familia valoran la tarea. Si ellos perciben que es importante para su familia, los niños sienten que hay una buena razón para terminar su tarea y entregarla a tiempo. Usted puede hacer varias cosas para demostrar que usted valora su educación y la tarea que le asignan.

Fije una hora para hacer la tarea

Childlike drawing of a clock.

Tener una hora fija para hacer la tarea ayuda a los niños a terminar con sus deberes. El mejor horario es el que mejor funciona para su niño y su familia. El arreglo que funciona bien en una familia quizás no dé buenos resultados en otra. Claro está que un buen horario depende en parte de la edad del niño así como de sus necesidades específicas. Por ejemplo, un niño quizás sea más eficaz con la tarea durante la tarde, haciendo su tarea antes o después de una hora de juego, y otro compañero obtiene mejores resultados haciendo la tarea después de la cena. Sin embargo, no permita que su niño deje la tarea para lo último, tratando de completarla justo antes de acostarse.

Las actividades extracurriculares, como los deportes o las clases de música, quizás requieran que su horario para la tarea sea algo flexible. Quizás sea mejor que su niño estudie después de la escuela algunos días y en otros días haga la tarea después de cenar. Si no hay suficiente tiempo para hacer la tarea, quizás sea mejor que su niño limite sus actividades extraescolares. Hágale saber que la tarea es su mayor prioridad.

Usted tendrá que ayudarle a su niño a fijar un horario mientras él esté en la primaria. Un niño mayor deberá poder determinar su horario con mayor independencia, aunque usted debe asegurar que funcione bien. Puede ser útil que usted apunte su horario en un calendario y lo mantenga a la vista, como pegado a la puerta del refrigerador.

Algunas familias han fijado un tiempo específico que sus hijos deben dedicar a la tarea o a alguna otra actividad educativa durante la semana (la duración puede variar según la edad de cada niño). Por ejemplo, si su joven de séptimo grado sabe que usted espera que dedique una hora entera para estudiar, hacer la tarea o realizar una investigación en la biblioteca, lo más probable es que no se va a apresurar demasiado para acabar pronto para poder ver la televisión. Un período fijo cada noche también lo desalentará a "olvidarse" de la tarea y le ayudará a adaptarse mejor a una rutina.

Escoja un buen lugar

La zona de estudio no tiene que ser algo demasiado especial. Un escritorio en el cuarto sería bueno, pero para muchos niños, la mesa de la cocina o una esquinita en la sala funcionan perfectamente bien. Lo que sí es importante es que la zona de estudio tenga buena iluminación y que no haya demasiado ruido.

A su niño le puede agradar decorar su zona de estudio. Una planta, un recipiente de color brillante para guardar sus lápices y plumas, y sus proyectos de arte favoritos sobre las paredes pueden crear un ambiente acogedor para enfocarse en el estudio.

Elimine las distracciones

Childlike drawing of a TV set.

Apague la televisión y limite el número de llamadas sociales que su niño puede recibir durante la hora de estudio (aunque una llamada a un compañero de clase para aclarar algo sobre la tarea quizás pueda ser útil).

Algunos niños pueden trabajar muy bien con un poco de música de fondo, pero los ruidos fuertes del radio, de los CDs o del televisor nunca son aceptables. Un maestro de historia se queja que, "Me ha sucedido que un alumno me entrega tarea que dice en el medio del trabajo, "Y George Washington dijo, 'Ay, mi amor, cuánto te amo.' El muchacho estaba tan distraído con su música que no se estaba concentrando en su trabajo."

Si usted vive en una casa pequeña o su familia es bastante bulliciosa, trate de conseguir que todos los miembros de la familia participen en una actividad callada durante la hora de estudio. Si necesita sacar a un niño pequeño a jugar al patio o a otro cuarto, hágalo. Si es imposible evitar las distracciones, quizás su niño pueda terminar su trabajo en su biblioteca local.

Tenga materiales a la mano e identifique los recursos necesarios

Tenga materiales escolares como lápices, plumas, borradores, papel de escritura y un diccionario a la mano. Otros materiales que pueden ser útiles incluyen: una grapadora, sujetapapeles, mapas, una calculadora, un sacapuntas, cinta adhesiva, pegamento, tijeras, una regla, tarjetas, un diccionario de sinónimos y un almanaque. Si es posible, mantenga todos los materiales para el niño en un solo lugar. Si no es posible obtener estos materiales para su niño, hable con la maestra, con el consejero escolar o con el director para localizar algunas fuentes de apoyo.

Para obtener libros y otros materiales de consulta, por ejemplo, guías sobre sitios en el Internet que sean recomendables, hable con el personal de la biblioteca escolar o en su biblioteca pública. Algunas bibliotecas tienen "centros de tarea" especialmente diseñados para ayudar a los niños a completar su tarea (algunas ofrecen tutores y otros tipos de ayuda individual).

Aclare con la maestra de su niño cuáles son los reglamentos de su escuela en relación con el uso de la computadora para hacer tarea. Sin duda las computadoras son herramientas excelentes para el aprendizaje y para ayudar con la tarea. Su niño puede utilizar la computadora no sólo para escribir informes y para investigar algún tema mediante el Internet, sino también para "dialogar" electrónicamente con sus maestros y compañeros sobre la tarea y el material que están tratando en clase. En muchas escuelas, los maestros ponen información sobre la tarea que asignan y el trabajo del día en sus propios sitios en el Internet, y algunos cuentan con pizarras electrónicas donde los alumnos pueden compartir mensajes con el maestro o entre sí. (Para obtener mayor información sobre cómo utilizar el Internet, vea el folleto publicado por el Departamento de Educación de los Estados Unidos, Parents' Guide to the Internet (Guía para los padres sobre el Internet), que aparece en la sección de Recursos. Pero no es indispensable tener una computadora en casa para que su niño tenga éxito haciendo su tarea. Algunas escuelas ofrecen programas después de horas de clase que permiten que los niños hagan uso de las computadoras de la escuela. Y muchas bibliotecas públicas tienen computadoras disponibles para los niños.

Dé un buen ejemplo

Demuéstrele al niño que su aprendizaje forma una parte importante de las cosas que se anticipe que haga como adulto. Permita que él lo vea leyendo libros, periódicos y trabajando en la computadora; escribiendo informes, cartas, mensajes electrónicos y listas; usando las matemáticas para balancear las cuentas de la casa o midiendo el piso para comprar la nueva alfombra; haciendo cosas que requieran de esfuerzo y razonamiento. Hable con su niño sobre lo que usted hace en el trabajo todos los días.

Ayude a su niño a utilizar las destrezas que está aprendiendo al desempeñar las rutinas diarias de la casa—por ejemplo, enséñele a jugar juegos de palabras y de matemáticas; ayúdele a buscar información sobre las cosas que le interesan—cantantes, atletas, carros, exploración espacial, o demás; y hable sobre lo que ven y escuchan al caminar en su vecindario, al ir de compras al centro comercial o cuando visitan el zoológico o un museo.

Interésese y sea interesante

Aparte el tiempo necesario para llevar a su niño a la biblioteca para sacar materiales que le ayuden a hacer la tarea (y para disfrutarlos) y lea con su niño tan a menudo como le sea posible. Hable con él sobre la escuela y sobre actividades educativas durante sus conversaciones familiares. Pregúntele que discutieron en clase hoy. Si él no tiene mucho que decir, use otras tácticas. Por ejemplo, pídale que le lea en voz alta una historia que escribió en la escuela o que hable sobre algo que descubrió en sus experimentos de ciencias.

No deje de asistir a las actividades escolares, tales como las conferencias entre padres y maestros, presentaciones de teatro, conciertos, días de visita y eventos deportivos. Si es posible, ofrézcase como voluntario en el salón de su niño o para ayudar durante eventos especiales. Si usted conoce algunos de los compañeros de su niño y sus familias, usted creará una red de apoyo para ustedes. También le demuestra al niño que el hogar y la escuela forman un equipo fuerte.

< Página previa | ^ Arriba ^ | Próxima página >


 
Print this page Printable view Send this page Share this page
Last Modified: 08/23/2003