Preguntas y respuestas sobre Que Ningún Niño Se Quede Atrás
Evaluaciones

in English
  Select a link below to jump to the relevant page section.
  1. ¿Cuál es el impacto de los exámenes en los alumnos?
  2. ¿Se darán a conocer a los padres los resultados de los alumnos?
  3. ¿Se mantendrán confidenciales los resultados en los exámenes de mi hijo?
  4. ¿Sobre cuáles materias serán examinados los estudiantes y cuándo?
  5. ¿Cómo se administran los exámenes para los alumnos con discapacidades? ¿Y para los alumnos con dominio limitado del inglés?
  6. Algunas personas dicen que los exámenes hacen que los maestros enseñen sólo para el examen. ¿Es cierto?
  7. Con todo, parece que las evaluaciones estatales pueden absorber mucho tiempo. ¿Qué se ganará con ellas?
  8. ¿Los exámenes miden el progreso de las escuelas?
  9. ¿Cómo ayudan los exámenes a los maestros?
  10. ¿Cómo ayudan los exámenes a los directores de escuela?
  11. ¿Cómo pueden averiguar los padres si la escuela de su hijo utiliza la información obtenida de los exámenes para mejorar la enseñanza y el aprendizaje?
  12. ¿Y la Evaluación Nacional del Progreso en la Educación (National Assessment of Educational Progress)?

1. ¿Cuál es el impacto de los exámenes en los alumnos?

Aunque los exámenes pueden ser la causa de mucha tensión nerviosa y estrés en algunos alumnos, la administración de exámenes es un medio normal y esperado para apreciar lo que han aprendido los alumnos. Las evaluaciones estatales establecidas por la ley Que Ningún Niño Se Quede Atrás tienen por propósito ser un mecanismo independiente para esclarecer el grado de progreso de cada alumno, así como de cada escuela. Esta información es imprescindible para los padres, las escuelas, los distritos escolares y los estados en su afán de garantizar que ningún alumno--sin importar su raza, su grupo étnico, sexo o el ingreso económico de su familia--se quede atrapado en una escuela que año tras año resulte ser de bajo rendimiento.

 TOP


2. ¿Se darán a conocer a los padres los resultados de los alumnos?

Sí. Las evaluaciones estatales generarán informes sobre cada alumno que se darán a los padres.

 TOP


3. ¿Se mantendrán confidenciales los resultados en los exámenes de mi hijo?

Totalmente. Sólo los padres y las escuelas reciben los resultados del examen del alumno individual. Los puntajes individuales de los alumnos no se darán a conocer al público. Éstos no forman parte de los datos sobre el rendimiento de los estudiantes que figuran en los informes de desempeño rendidos por los distritos y los estados.

 TOP


4. ¿Sobre cuáles materias serán examinados los estudiantes y cuándo?

Que Ningún Niño Se Quede Atrás establece que al inicio del año escolar 2005-06, cada estado debe medir el progreso de cada alumno en la lectura y las matemáticas cada año entre el tercer y octavo grado y al menos una vez durante los grados 10 al 12. Mientras tanto, cada estado debe cumplir con los requisitos de la ley previa que reautorizó ESEA (conocida por Improving America's Schools Act of 1994 o Ley del mejoramiento de las escuelas de los Estados Unidos) respecto a las evaluaciones en lectura y matemáticas en tres tramos de grado (del 3º al 5º ; 6º al 9º y 10º al 12º). Al inicio del año escolar 2007-2008, los estados deben haber establecido evaluaciones en ciencias que se administren al menos una vez durante los grados 3 al 5; 6 al 9; y 10 al 12. Asimismo, los estados deben garantizar que los distritos escolares administren exámenes sobre el dominio del inglés--para medir la capacidad de expresión oral, lectura y escritura en inglés--a todos los estudiantes de dominio limitado del inglés, a partir del año escolar 2002-03.

Los estudiantes todavía pueden someterse a evaluaciones estatales en otras materias académicas (como por ejemplo, en historia, geografía y redacción), cuando así lo establece el estado en particular. Que Ningún Niño Se Quede Atrás, sin embargo, no requiere las evaluaciones sino en lectura, expresión oral y escrita, matemáticas, y ciencia.

 TOP


5. ¿Cómo se administran los exámenes para los alumnos con discapacidades? ¿Y para los alumnos con dominio limitado del inglés?

Que Ningún Niño Se Quede Atrás requiere que se evalúen todos los alumnos. A fin de mostrar progreso anual adecuado, las escuelas deben someter a exámenes por lo menos al 95 por ciento de los varios subgrupos de alumnos, incluyendo a los alumnos con discapacidades o dominio limitado del inglés. Los estados deben ofrecer, dentro de lo razonable, acomodamientos para los alumnos con discapacidades o dominio limitado del inglés. Para estos últimos, los acomodamientos pueden incluir versiones del examen en su idioma materno; sin embargo, en materia de lectura y expresión oral y escrita, se evaluarán en inglés los alumnos que asisten a escuelas en los Estados Unidos desde hace tres años consecutivos. Para mayor información sobre los acomodamientos ofrecidos en un determinado estado, comuníquese con la correspondiente agencia estatal de educación.

 TOP


6. Algunas personas dicen que los exámenes hacen que los maestros enseñen sólo para el examen. ¿Es cierto?

Se espera que las evaluaciones estatales midan el cumplimiento de los alumnos con los requisitos académicos mínimos establecidos por el estado, los cuales especifican lo que los estudiantes deben saber y saber hacer en diferentes materias en diferentes grados de la escuela. De acuerdo con la reautorización previa de la ley de Educación Primaria y Secundaria (Elementary and Secondary Education Act o ESEA) en 1994, los estados tenían la obligación de elaborar o adoptar requisitos académicos mínimos en matemáticas y en lectura o expresión oral y escrita; Que Ningún Niño SE Quede Atrás establece que los estados deben adoptar requisitos mínimos también en ciencia antes de 2006. Las clases deben enseñarse usando un plan de estudios basado en los requisitos académicos mínimos del estado. Si los maestros cubren las materias exigidas por los requisitos y las enseñan bien, entonces los estudiantes dominarán el material sobre el que serán examinados--y probablemente logren dominar mucho más que eso también. En ese caso, no hará falta que los estudiantes reciban preparación especial para los exámenes a fin de poder obtener buenos resultados en los mismos.

 TOP


7. Con todo, parece que las evaluaciones estatales pueden absorber mucho tiempo. ¿Qué se ganará con ellas?

Las evaluaciones estatales tienen por propósito medir el aprendizaje de los estudiantes. Un principio clave de la gestión de calidad es la importancia de medir lo que tiene valor (por ejemplo, el ritmo de producción; los costos de materiales, etc.). Tales medidas permiten a una organización detectar dónde y cómo mejorar sus operaciones. Del mismo modo, para que las escuelas y los sistemas escolares puedan mejorar en forma continuada, es necesario medir el crecimiento en el desempeño de los alumnos. Al fin y al cabo, el eje de toda la actividad realizada en las escuelas y los sistemas escolares es la enseñanza y el aprendizaje, y la pregunta clave que hay que plantearse es: ¿Están aprendiendo los alumnos o no?

 TOP


8. ¿Los exámenes miden el progreso de las escuelas?

Las evaluaciones estatales anuales establecidas por la Ley Que Ningún Niño Se Quede Atrás producen datos sobre el desempeño a nivel de escuela individual; y esta información se usa para determinar si todas y cada una de las escuelas están cumpliendo con los criterios relativos al "progreso anual adecuado" definidos por el estado. Los padres pueden consultar el progreso que haga la escuela de su hijo en el mejoramiento de desempeño analizando el informe anual del distrito. (Ver sección anterior titulada "Responsabilidad de los resultados.") Si su escuela no está haciendo progreso anual adecuado y se ha determinado que necesita mejoramiento, acción correctiva o reestructuración, Que Ningún Niño Se Quede Atrás establece que los distritos deben notificar a los padres y ofrecer opciones. (Ver sección titulada "Libre elección de escuela y servicios educativos suplementarios".)

 TOP


9. ¿Cómo ayudan los exámenes a los maestros?

Los exámenes anuales dan a los maestros mucha información. Por ejemplo, los malos resultados en general pueden indicar que el plan de estudios necesita revisarse y adaptarse al contenido sobre el que están basados los criterios estatales; los malos resultados también pueden significar que los maestros necesitan modificar sus métodos de instrucción. Otro indicador probable del mismo problema sería observar en los alumnos mal desempeño en ciertos aspectos. Los resultados en los exámenes pueden ayudar a los maestros a esclarecer los aspectos en que puede ser necesario que reciban cursos de actualización y capacitación profesional. Por último, los maestros obtienen de los exámenes una gran cantidad de información sobre el desempeño de cada alumno en forma individual que les permita responder a las necesidades particulares de cada alumno.

 TOP


10. ¿Cómo ayudan los exámenes a los directores de escuela?

Los exámenes anuales indican a los directores con exactitud cuánto progreso han hecho los alumnos de cada maestro. Los directores pueden utilizar la información para orientar sus decisiones sobre la selección de programas, la gestión de planes de estudios, la actualización y capacitación profesional de maestros y los recursos escolares que puedan necesitar. Los exámenes muestran a los directores las fortalezas y las debilidades de los alumnos--en cuanto a toda la escuela, varios subgrupos e individuos--y les permiten elaborar planes que potencien las fortalezas y aborden las debilidades.

 TOP


11. ¿Cómo pueden averiguar los padres si la escuela de su hijo utiliza la información obtenida de los exámenes para mejorar la enseñanza y el aprendizaje?

Los padres pueden preguntar al director cómo su escuela toma decisiones sobre la enseñanza y el aprendizaje. Pueden hacer preguntas como: ¿Se reúne el profesorado con regularidad; revisa los datos sobre el desempeño; y detecta debilidades a las que hay que dirigir esfuerzos? ¿Los programas y los planes de estudios siguen los criterios estatales sobre contenido que especifiquen lo que los estudiantes deben saber y saber hacer en una determinada materia, en un determinado grado? ¿Cómo utiliza la escuela los datos de los exámenes para guiar sus decisiones sobre la enseñanza y el aprendizaje? (Por ejemplo, ¿cómo influyen esos datos en la actualización y el desarrollo profesional de los maestros, la tutoría, y la selección de materiales?) ¿Existe un plan global de la escuela que use los exámenes para evaluar el desempeño, determinar los puntos fuertes y débiles en la instrucción y responder a las necesidades particulares de los estudiantes? ¿Los datos obtenidos de los exámenes han revelado debilidades en la escuela (por ejemplo, puntajes bajos en matemáticas en el quinto y el sexto grado)? ¿Qué acciones están tomando los maestros y el director para evaluar tales problemas y remediarlos? Estas son preguntas importantes que los padres deben hacer respecto a cómo la escuela de su hijo está usando los exámenes y los datos obtenidos de los mismos.

 TOP


12. ¿Y la Evaluación Nacional del Progreso en la Educación (National Assessment of Educational Progress)?

Desde 1969, la Evaluación Nacional del Progreso en la Educación, conocida por sus siglas en inglés NAEP, ha sido la única evaluación con una muestra representativa de todo el país y de carácter continuado sobre lo que los alumnos estadounidenses saben y saben hacer en las principales materias académicas. Con el tiempo, NAEP ha medido el nivel académico de los estudiantes en muchas materias entre las que figuran la lectura, las matemáticas, la ciencia, la redacción, la historia, la educación cívica, la geografía y las artes. Desde 1992, la evaluación de NAEP en lectura vigente ha sido administrada en cuatro años distintos (1992, 1994, 1998 y 2000) a un grupo de muestra representativa de alumnos de cuarto grado. NAEP aporta una abundancia de datos sobre la condición de la educación en los Estados Unidos.

Que Ningún Niño Se Quede Atrás establece como condición para poder recibir fondos federales que, a partir del año escolar 2002-03, los estados participen en las evaluaciones de NAEP en matemáticas y lectura para los alumnos de cuarto y octavo grado. Los datos obtenidos de esta evaluación, darán bastante más información que los padres--y otros--puedan usar para comparar el desempeño de los alumnos en un estado con el de alumnos en otro estado. Es más, los datos de NAEP pondrán de realce el rigor de los criterios y los exámenes para cada estado en forma individual; Si existe una gran discrepancia entre la competencia demostrada por el alumno en los exámenes estatales y su desempeño en NAEP, eso daría a entender que el estado necesita someter sus criterios y evaluaciones a análisis más profundo y considerar mejoramientos en los mismos.

 TOP


Print this page Printable view Send this page Share this page
Last Modified: 12/11/2003