Cómo ayudar a su niño a tomar exámenes -- Cómo ayudar a su hijo a tener éxito en la escuela

Usted le puede ser una gran ayuda a su niño si sigue estos consejos fáciles sobre que hacer y qué no hacer en relación con los exámenes:

Childlike drawing of a parent bending over to hug a child in a wheelchair who has received an "A" on a paper in the parent's right hand.

  • Hable con su niño sobre los exámenes. Es útil que los niños sepan por qué las escuelas dan exámenes y que conozcan los diferentes tipos de exámenes que tendrán que tomar.

  • Explique que los exámenes son las "reglas" con las que los maestros, las escuelas, distritos y los estados miden qué y cómo enseñan y qué tan bien los alumnos están aprendiendo lo que se les presenta. La mayoría de los exámenes son diseñados y administrados por los maestros para medir el progreso de los alumnos en una clase. Estos exámenes van relacionados con las calificaciones y los informes de progreso. Los resultados le indican al maestro y a cada alumno si va al mismo paso que el resto de la clase, si necesita ayuda adicional o si va más adelantado que los otros alumnos.

  • Los resultados de algunos exámenes le indican a las escuelas si necesitan fortalecer el contenido académico de sus cursos o si necesitan cambiar sus métodos de enseñanza. Otros exámenes comparan a los estudiantes por escuela, por distrito o por ciudad. Todos los exámenes determinan qué tan bien se está desempeñando un alumno en las áreas que mide cada examen.

  • Explíquele a su niño que de vez en cuando tendrá que tomar exámenes "estandarizados." Explíquele que estos exámenes utilizan las mismas normas para medir el rendimiento académico en todo el estado o en todo el país. Cada estudiante toma el mismo examen de acuerdo a las mismas reglas. Esto hace posible que se pueda medir el rendimiento de cada alumno contra el rendimiento del resto de los estudiantes.

  • Anime a su niño. Elógielo por las cosas que puede hacer bien. Si su niño se siente bien sobre sí mismo, podrá dar su mejor esfuerzo en un examen. A los niños que les atemoriza el fracaso es más probable que se sientan ansiosos al tomar un examen y que cometan más errores.

  • Reúnase con el maestro de su niño tan frecuentemente como sea posible para dialogar sobre su progreso. Pida que el maestro le sugiera actividades para que usted y su niño hagan en casa que le ayuden a prepararse para los exámenes y para que el niño comprenda mejor su trabajo escolar.

  • Asegúrese que su niño asista regularmente a clase. Recuerde, los exámenes reflejan el rendimiento general del estudiante. Entre más esfuerzo y energía su niño le dedique a su aprendizaje, mayor será la probabilidad de que se destacará en los exámenes.

  • Provea un lugar callado y cómodo para que su niño estudie en casa y asegúrese que su niño haya descansado bien durante la semana y especialmente la noche antes del examen. Los niños cansados tienen mayores dificultades para enfocarse en su trabajo en la escuela o para superar las exigencias de un examen.

  • Provea libros y revistas para que su niño lea en casa. Al leer materiales nuevos, su niño aprenderá nuevas palabras que podrán aparecer en un examen. Pida que el maestro le de listas de libros extracurriculares para leer en casa o busque sugerencias en su biblioteca local.

No

  • No se moleste demasiado por los resultados de un solo examen. Muchas cosas pueden influir el rendimiento de un estudiante en un examen. Quizás se sentía mal ese día o los nervios afectaron su concentración. Quizás tuvo una discusión con un amigo antes del examen o llegó tarde a la escuela porque el autobús se atoró en el tráfico. Recuerde que un solo examen es nada más y nada menos que un solo examen.

  • No enfatice tanto los resultados de los exámenes que le haga perder de vista el bienestar de su niño. El exceso de presión también puede afectar su rendimiento. Además usted no quiere que su hijo piense que sólo lo va a querer si sale bien en los exámenes.

  • Ayude a su niño a evitar la ansiedad por causa de los exámenes. Es bueno que le preocupe el tener que tomar un examen. Pero no es bueno que desarrolle un desorden de "ansiedad de examen." Esto significa preocuparse demasiado sobre cómo va a salir en el examen. Y podría resultar desastroso. Los alumnos con este tipo de desorden se pueden preocupar de más sobre su éxito en la escuela y en la vida. Pueden criticarse a sí mismos de más y perder la seguridad en sí mismos y en sus habilidades. En vez de sentirse desafiados por la promesa del éxito obtenido, pueden volverse temerosos del fracaso. Si su niño se preocupa demasiado al tomar exámenes, usted le puede ayudar a minimizar la ansiedad al darle los siguientes consejos:

    • Planifica de antemano. Comienza a estudiar mucho antes del examen. Asegúrate que comprendes bien el material que cubrirá el examen. Trata de establecer las relaciones entre lo que sabes que vendrá en el examen y lo que ya sabes. Repasa el material más de una vez.
    • No trates de estudiar todo la noche anterior. Esto solo te hará sentirte más ansioso, lo que puede interferir con tu razonamiento. Descansa bien la noche anterior.
    • Cuando obtengas el examen, lee las instrucciones con mucho cuidado antes de comenzar tu trabajo. Si hay algo que no entiendes, pídele al maestro que te lo explique.
    • Revisa el examen rápidamente para ver qué tipos de preguntas incluye (respuestas múltiples, hacer pares, verdadero o falso, ensayos). Fíjate cuántos puntos valen cada tipo de preguntas. Esto te ayudará a determinar cuánto tiempo debes tardar en cada sección.
    • Si no te sabes una respuesta, déjala y sigue con el examen. No desperdicies tiempo preocupándote demasiado con una sola pregunta. Márcala y si tienes tiempo al final del examen, regresa e intenta responder de nuevo.

Después del examen

Su niño puede aprender mucho al revisar un examen ya calificado. Al revisarlo podrá ver en qué áreas tuvo mayores dificultades y quizás por qué. Esto es especialmente importante en las clases en las que el material va profundizándose de una sección a la que sigue, como en las matemáticas. Los alumnos que no dominan los conceptos básicos no podrán progresar trabajando con fracciones, raíces cuadradas, álgebra elemental y otros conceptos más avanzados.

Dialogue sobre las respuestas erróneas con su niño y descubra por qué respondió de esa manera. A veces un niño no entiende o lee mal las preguntas. O quizás sí se sabía la respuesta pero no supo como darla claramente.

Usted y su niño deben leer y discutir todos los comentarios que el maestro apunte en un examen calificado. Si algún comentario no está claro, dígale al niño que le pida al maestro que se lo explique.

< Página previa | ^ Arriba ^ | Próxima página >


 
Print this page Printable view Send this page Share this page
Last Modified: 08/23/2003