Cómo colaborar con los maestros y las escuelas -- Cómo ayudar a su hijo a tener éxito en la escuela

Muchos maestros dicen que no reciben suficiente información de los padres sobre los problemas que existen en casa. Muchos padres dicen que no saben qué es lo que la escuela espera de sus niños—o de ellos. Compartir información es esencial y tanto los maestros como los padres son responsables por asegurar que suceda.

Childlike drawing of a mother sitting with a male teacher in front of a classroom chalkboard during a parent-teacher conference.

Las siguientes preguntas y respuestas le pueden ayudar a sacar el mayor provecho al hablar con los maestros de su niño o con otros miembros del personal escolar.

Pregunta: ¿Qué hago primero?

Aprenda todo lo que pueda sobre la escuela de su niño. Entre más información tenga, su trabajo como padre se le facilitará más. Pida una copia del manual de la escuela. En este manual usted encontrará las respuestas a muchas de las preguntas que surgirán durante el curso escolar. Si su escuela no tiene un manual, haga las preguntas necesarias al director o los maestros, por ejemplo: ¿Qué clases se ofrecen en esta escuela? ¿Cuáles cursos son obligatorios? ¿Cuáles son sus expectativas para mi niño? ¿Cómo mide esta escuela el progreso académico? ¿El plan de estudios de esta escuela cumple con las normas estatales? ¿Cuáles son los reglamentos de esta escuela?

Pregunte sobre los métodos de instrucción y los materiales que se usan en la escuela—¿los métodos preferidos se basan en evidencias de lo que funciona mejor en la enseñanza de la lectura o las matemáticas? ¿Están actualizados los libros de texto de ciencias naturales e historia?

Compartir información es esencial y tanto los maestros como los padres son responsables por asegurar que suceda.

Pregunte si la escuela tiene su propio sitio Web, y si lo tiene, pida la dirección electrónica. Los sitios Web escolares pueden darle acceso a todo tipo de información—calendario de actividades, nombres de las personas con quienes se puede poner en contacto, los reglamentos y muchos datos más.

Manténgase informado durante el transcurso del año escolar. Si su horario se lo permite, participe en las reuniones de las organizaciones de padres y maestros (PTA o PTO). Si no es posible que asista, pida que le manden las actas por correo. O pregunte si la escuela publica las minutas en su sitio Web.

P: ¿Cuándo debo hablar con el maestro de mi niño?

Tan temprano en el curso escolar como sea posible y a menudo el resto del año. Póngase en contacto con el maestro o maestros de su niño al principio del curso escolar o tan pronto como sea posible. Conózcalos y demuestre su interés.

Dígale a los maestros lo que necesitan saber sobre su niño. Si él tiene alguna necesidad especial, hágaselos saber desde un principio.

Si usted nota un cambio mayor en el comportamiento de su niño, en su rendimiento académico o en su actitud durante el curso escolar, llame al maestro de inmediato.

Las calificaciones son sólo uno de los indicadores sobre qué tan bien se está desempeñando su niño en la escuela. Pero usted debe estar pendiente de las cosas entre cada informe. Por ejemplo, si su niño está teniendo dificultades con las matemáticas, llame al maestro y pregunte cuándo será el próximo examen de matemáticas y cuándo va a entregar los exámenes calificados. Esto le permitirá enfrentar el problema antes de que se convierta en un problema mayor. Llame al maestro si su niño no entiende la tarea o si necesita ayuda extra para terminarla. Pregunte también si el maestro utiliza el correo electrónico para comunicarse con los padres. El correo electrónico le permite mandar y recibir mensajes a las horas que más le convengan.

P: ¿Qué hago si mi hijo tiene algún problema con la tarea o si no entiende lo que se está enseñando en clase?

Llame al maestro tan pronto como usted sospeche que a su niño se le está dificultando el trabajo escolar. Las escuelas tienen la responsabilidad de mantenerlo informado sobre el rendimiento académico y el comportamiento de su niño y usted tiene el derecho de molestarse si no descubre sino hasta el último momento cuando entregan las calificaciones que su niño ha estado teniendo dificultades. Por otro lado, quizás usted se entere que hay un problema antes que el maestro. Al alertar al maestro ustedes pueden trabajar juntos para resolver un problema en sus primeras etapas.

Pida una reunión con el maestro para dialogar sobre el problema. Dígale brevemente que quiere reunirse con él. Puede decir, "Juanito está teniendo dificultades con su tarea de ciencias sociales. Me preocupa que no puede terminar la tarea y quiero saber qué podemos hacer para ayudarle." Si el inglés no es su idioma natal, quizás sea necesario hacer arreglos especiales, como incluir a alguien que sea bilingüe en la reunión.

Comuníquese con el maestro en un espíritu de cooperación. Crea que el maestro le quiere ayudar a usted y a su niño, aunque no siempre estén de acuerdo. No vaya a quejarse con el director antes de darle una oportunidad al maestro de resolver el problema con usted y con su niño.

P: ¿Cómo puedo sacar el mayor provecho de la reunión con el maestro?

Prepárese para escuchar y para hablar. A veces es útil preparar las preguntas por escrito antes de salir de casa. Apunte también lo que le quiere decir al maestro. Prepárese para tomar apuntes durante la conferencia y pida una explicación si es que hay algo que no está del todo claro.

Durante las conferencias con el maestro, él debe darle detalles específicos sobre el trabajo y el progreso de su niño. Si su niño ya ha recibido algunas calificaciones, pregunte cómo se le ha evaluado.

Hable sobre los talentos, destrezas, intereses y hábitos de estudio o cualquier sensibilidad especial de su niño, como por ejemplo si se avergüenza por su peso o si tiene problemas del habla.

Dígale al maestro si usted piensa que su niño necesita ayuda especial o comparta alguna situación familiar o evento que pudiera afectar su capacidad para aprender. Mencione detalles como el arribo de un nuevo bebé, una enfermedad o algún traslado reciente o pendiente.

Pregunte sobre qué puede hacer usted específicamente para ayudar a su niño en casa. Trate de mantener una actitud abierta.

Prepárese para tomar apuntes durante la conferencia y pida una explicación si es que hay algo que no está del todo claro.

En casa, piense sobre lo que el maestro ha dicho y dele seguimiento. Si el maestro le ha dicho que su niño tiene que mejorar en ciertas áreas, revise de nuevo en unas semanas para ver como van las cosas.

P: ¿Qué pasa si no estoy de acuerdo con algún reglamento o con la tarea que encarga el maestro?

Primeramente, no se ponga a discutir con el maestro enfrente de su niño. Programe una reunión privada para dialogar sobre el asunto. Antes de la reunión, planee cuidadosamente lo que quiere decir—por qué siente que el reglamento no es justo o exactamente qué no le gusta de la tarea. No confunda los hechos y no se apoye en su coraje para ganar un argumento. Trate de mantener una actitud positiva y mantenga la calma. Escuche con cuidado.

Si la explicación del maestro no le satisface, haga arreglos para hablar con el director o con el superintendente del distrito. No se sienta intimidado por los títulos de sus cargos o sus personalidades. La responsabilidad primaria de un educador es asegurar el éxito de cada uno de los estudiantes, la escuela y el distrito.

P: ¿Cuál es la mejor manera de mantenerme involucrado en las actividades escolares de mi niño?

Asista a los eventos escolares. Asista a los eventos deportivos y los conciertos, las reuniones de inicio de curso, las reuniones para padres y maestros y eventos de premiación, como los desayunos especiales para celebrar la "asistencia perfecta."

Ofrézcase como voluntario en la escuela. Si su horario se lo permite, busque maneras para ayudar en la escuela. Las escuelas suelen mandar a casa listas de actividades para involucrar a los padres. Siempre se necesitan acompañantes adultos para los viajes de estudios o los bailes (y si su niño siente que es demasiado vergonzoso verle en la pista de baile, ayude a vender refrescos en el pasillo). Los comités escolares siempre necesitan nuevos miembros y el boletín escolar quizás necesite un redactor. La escuela puede tener concilios u otros comités que necesitan representantes de los padres. Si su trabajo u otros compromisos le impiden ser voluntario en la escuela, busque formas de ayudar en casa. Por ejemplo, usted puede hacer llamadas a los otros padres para avisarles sobre alguna actividad escolar o quizás usted pueda ayudar a traducir el boletín de la escuela del inglés a otro idioma.

P: ¿Qué hago si no tengo el tiempo para ser voluntario?

Si su trabajo u otros compromisos le impiden ser voluntario en la escuela, busque formas de ayudar en casa.

Si usted no tiene tiempo para servir como voluntario dentro de la escuela, usted le puede ayudar a su niño a aprender en casa. La pregunta clave es, "¿Qué puedo hacer en casa, fácilmente en algunos minutos al día, para reforzar y profundizar lo que la escuela está haciendo?" Este es el tipo de participación que toda familia puede y debe proporcionar.

Las escuelas también deben tomar medidas para que los padres se sientan bien sobre lo que están haciendo en casa y para que sepan que están ayudando.

< Página previa | ^ Arriba ^ | Próxima página >


 
Print this page Printable view Send this page Share this page
Last Modified: 08/23/2003