Conceptos básicos -- Cómo ayudar a su hijo a tener éxito en la escuela

Si lo consideramos cuidadosamente, a pesar de ser sumamente importante, la escuela verdaderamente no ocupa demasiado tiempo. En los Estados Unidos, el año escolar promedio dura 180 días; en otros países, el año escolar se puede prolongar hasta 240 días y los alumnos frecuentemente dedican más horas al día a sus estudios que los estudiantes norteamericanos. Claro está que las horas y los días en los que el niño [ *** ] no está en la escuela también son muy importantes para el aprendizaje. Estas son algunas cosas que usted puede hacer para ayudar a su niño a aprovechar mejor su tiempo en la escuela.

Childlike drawing of a child and a mother in a livingroom setting pointing at a bookcase.

Aliente a su niño a leer

Lo más importante que usted puede hacer para ayudarle a su niño a tener éxito en la escuela—y en la vida—es ayudarle a leer. No podemos enfatizar demasiado la importancia de la lectura. La lectura ayuda a los niños a superarse en todas sus materias. Más aún, es la clave para el aprendizaje de toda la vida. Aquí les damos algunos consejos para ayudar a que su niño se desarrolle como lector.

  • Comience temprano. Cuando su niño todavía es un bebé, la lectura en voz alta debe integrar su rutina diaria. Al principio lea solo algunos minutos por sesión, varias veces al día. A medida que su niño vaya creciendo, usted podrá determinar si quiere que usted le lea más. Hable con su niño al leer. Aliente sus preguntas y a que hable sobre la historia que están leyendo. Pregúntele qué cree que va a suceder en la historia. Cuando él comience a leer por su cuenta, pídale que le lea a usted de los libros y las revistas que más disfruta.

  • Asegúrese que su hogar esté lleno de materiales de lectura que sean adecuados para su niño. Mantenga una buena selección de revistas y periódicos en casa. Los materiales de lectura no tienen que ser nuevos o muy caros. Usted puede encontrar buenos libros y revistas para su hijo en las ventas del vecindario o cuando su biblioteca local celebre una feria o venta de libros. Pídale a sus familiares y amigos que le regalen libros infantiles o subscripciones a revistas infantiles en vez de juguetes u otros regalos para celebrar ocasiones especiales como los cumpleaños. Aparte el tiempo necesario para que su familia pueda disfrutar de la lectura con calma y silencio. Algunas familias disfrutan de la lectura en voz alta, leyendo libros favoritos que cada miembro de la familia selecciona, o sus cuentos, poesías y artículos favoritos.

  • Para obtener mayor información sobre la lectura, vea el folleto del Departamento de Educación de los Estados Unidos, Cómo ayudar a su hijo a ser un buen lector, incluido en la sección titulada Recursos.
  • Demuestre que usted valora la lectura. Deje que su niño lo vea leyendo por placer y mientras desempeña sus actividades adultas rutinarias—leyendo cartas y recetas, direcciones e instrucciones, periódicos, usando la computadora y otras actividades. Vaya con su niño a la biblioteca y seleccione libros para usted también. Cuando su niño ve que la lectura es importante para usted, es más probable que decida que la lectura también forma parte de su vida. Si usted se siente incómodo con sus propias destrezas de lectura y le gustaría obtener ayuda para sí mismo o algún otro miembro de su familia, hable con la bibliotecaria de su sucursal local o con la escuela de su niño para identificar programas de lectura y alfabetismo para adultos en su comunidad.

  • Busque ayuda si su niño demuestra dificultades al leer. Cuando un niño tiene problemas con la lectura a veces la razón puede ser muy sencilla de identificar y resolver. Por ejemplo, su niño pudiera tener problemas de visión y necesitar espejuelos o quizás sólo necesita un poco de ayuda individual para fortalecer alguna destreza de lectura. Si usted piensa que su niño necesita más ayuda, infórmese con el maestro de su niño sobre servicios especiales a su disposición, tales como programas de lectura después de la escuela o programas de verano sobre lectura en la comunidad. O pida que el maestro o la bibliotecaria le ayude a identificar los nombres de las organizaciones comunitarias y grupos de voluntarios que ofrecen servicios de apoyo en lectura.

    La buena noticia es que no importa cuánto tiempo tarden en lograrlo, la mayoría de los niños sí pueden aprender a leer. Los padres, los maestros y otros profesionales pueden trabajar en equipo para determinar si existe algún problema de aprendizaje u otro problema más grave y entonces proporcionar la ayuda necesaria tan pronto como sea posible. Cuando un niño recibe la ayuda que necesita sin demora, es mucho más probable que llegará a superar sus dificultades y desarrollará las destrezas necesarias para tener éxito en la escuela y en la vida. No hay nada que sea más importante que el apoyo que sólo usted puede aportarle a su hijo en sus estudios. Asegure que su niño reciba toda la ayuda extra que necesita tan pronto como sea posible, dele aliento constante y elogie sus esfuerzos.

Hable con su niño

Hablar y escuchar cuidadosamente son dos destrezas que juegan un papel muy importante en el éxito escolar de su niño. Los niños pequeños aprenden las destrezas del lenguaje que necesitarán para tener éxito aprendiendo a leer a través de lo que escuchan a sus padres decir, las charlas entre los miembros de su familia y cómo son alentados a responder. Por ejemplo, los niños que no escuchan mucha conversación o a quienes no se les alienta a hablar y participar, suelen tener problemas al aprender a leer, lo cual puede causarles retrasos en su desarrollo escolar. Además, los niños que no han aprendido a escuchar con cuidado frecuentemente tienen problemas siguiendo instrucciones o prestando atención en clase.

Imagínese que el hablar con su niño es como un juego de tenis con palabras—en vez de una pelota—rebotando de un lado de la cancha al otro. Aparte unos momentos para hablar en cualquier lugar donde se encuentren. Por ejemplo:

  • Al caminar con su niño o en el autobús, hable con él sobre lo que está haciendo en la escuela. Pida que le cuente sobre qué sucedió en la asamblea o durante un viaje de estudios. Señale y hable con él sobre las cosas que ven mientras caminan—anuncios cómicos, carros nuevos, personas interesantes.

  • Al hacer compras en la tienda, hable con su niño sobre los precios, las diferencias entre las marcas de los alimentos y cómo escoger las mejores frutas y vegetales. Dele instrucciones para encontrar ciertos productos, y pídale que los busque.

  • Al preparar la cena familiar, pida que el niño le ayude a seguir los pasos en una receta. Hable con él sobre lo que puede suceder si eliminan un paso o si se les olvida incluir un ingrediente.

  • Al hacer reparaciones en la plomería o arreglar una mesa quebrada, pida que el niño le pase las herramientas que usted le nombra. Hablen sobre los pasos requeridos para completar la tarea. Explíquele qué está haciendo y por qué. Pregúntele si tiene alguna sugerencia sobre cómo se debe hacer alguna cosa.

  • Al ver la televisión juntos, hable con su niño sobre los programas. Si están viendo uno de sus programas favoritos, pídale que le hable acerca de los personajes del programa, que le diga cuáles le gustan más y cuáles no le gustan, y quienes son los actores. Haga comparaciones con algún programa que le gustaba a usted cuando tenía la misma edad que su hijo.

  • Al leer un libro con su niño, tome una pausa de vez en cuando y hable con él sobre lo que está sucediendo en la historia. Ayúdele a relacionar los eventos en el libro con los eventos de su vida. "¡Mira qué alto es ese edificio! ¿Te acuerdas que vimos edificios así cuando fuimos a Chicago?" Pídale que le relate de qué se trata el libro en sus propias palabras. Pregúntele si encontró palabras nuevas en el libro y ayúdele a determinar qué significan.

También es muy importante que usted le demuestre que le interesa lo que el niño dice y piensa. Demuéstrele que usted sabe como escucharle atentamente:

  • Cuando su niño le hable, deje de hacer lo que está haciendo y préstele toda su atención. Mírelo a los ojos y hágale preguntas que le indiquen que usted le está escuchando: ¿Así que cuándo es que le vas a ayudar a tu abuelito con el arreglo de su carro?"

  • Cuando su niño le diga algo, de vez en cuando repita lo que le dijo para darle a entender que usted le está escuchando: "¡Así que el autobús se descompuso dos veces!"

Supervise la tarea

Haga a su niño comprender que usted piensa que la educación es algo importante y que hay que cumplir con la tarea escolar. Estas son algunas maneras en que usted le puede ayudar a su niño con la tarea:

  • Aparte un lugar especial para que su niño estudie. Hacer una zona de estudios no tiene que ser nada complicado. Tener un escritorio en la recámara sería fantástico, pero para muchos niños la mesa de la cocina o una esquinita en la sala funciona igualmente bien. La zona de estudios deberá estar bien alumbrada y debe mantenerse callada. Provea los materiales necesarios e identifique los recursos que su niño necesita. Para empezar, tenga a la mano suficientes lápices, plumas, borradores, papel y un diccionario. Otros materiales que pueden ser útiles incluyen una grapadora, sujetapapeles, una calculadora, un sacapuntas, cinta adhesiva, pegamento, una regla, tarjetas de cartulina, un diccionario de sinónimos y un almanaque. Si es posible, guarde todos estos materiales en un solo lugar. Si usted no puede proveer los materiales necesarios, avísele a la maestra, al consejero escolar o al director de la escuela para que le ayuden a localizar fuentes de apoyo y recursos en la comunidad.

  • Fije una hora para hacer la tarea. Al tener un horario regular para hacer la tarea, los niños la completan con mayor regularidad. Claro que un buen horario depende en parte de la edad de su niño así como de sus necesidades específicas. Usted necesita trabajar estrechamente con su niño para desarrollar el horario que más convenga. Si su hijo es un poco mayor, permita que tome cierta responsabilidad para determinar su horario—pero asegúrese que sea un horario que funcione bien. Quizás sea útil escribir el horario y ponerlo en algún lugar fácil de consultar, por ejemplo, sujetándolo con un imán en el refrigerador.

  • Elimine las distracciones. Apague el televisor y no permita que su niño haga o reciba llamadas sociales durante la hora de hacer tarea. (Pero recuerde que en algunas ocasiones una llamada a un compañero con una pregunta sobre la tarea podría ser útil.) Si viven en una casa pequeña o demasiado bulliciosa, intente que todos los miembros de la familia se ocupen con alguna actividad callada durante la hora de la tarea. Quizás sea necesario llevar a los hermanitos muy pequeños al patio o a jugar en otro cuarto. Si es imposible eliminar las distracciones, quizás su niño pueda hacer su tarea en la biblioteca local.

  • No espere ni exija la perfección total. Cuando su niño le pida que revise lo que ha logrado—ya sea trazar una figura 8 en la pista de patinaje sobre hielo, o acabar con la tarea de matemáticas—demuéstrele su interés y haláguelo cuando haya hecho algo bien. Si tiene comentarios críticos o sugerencias, hágalos de manera que le ayude a mejorar su trabajo.

Una nota final: Quizás usted se sienta un poco incómodo al ayudar a su niño con la tarea porque piensa que usted no conoce la materia a fondo o porque no domina el inglés tan bien como su hijo. Pero ayudar con la tarea no significa hacer la tarea por ellos. Su ayuda no significa resolverle los problemas a su niño, sino apoyarlo para que él pueda rendir su mejor esfuerzo. Aunque usted no sepa lo suficiente sobre alguna materia avanzada como el cálculo o álgebra para ayudar con una tarea específica, usted le puede ayudar al demostrarle que está muy interesado en su progreso, al ayudarle a organizar su tiempo y su trabajo, al proveerle un lugar especial y los materiales que necesita para trabajar sin estorbos, al supervisar su trabajo para asegurar que complete su tarea y al elogiarlo por sus esfuerzos.

Si es imposible eliminar las distracciones, quizás su niño pueda hacer su tarea en la biblioteca local.

Para obtener mayor información sobre la tarea, vea los folletos del Departamento de Educación de los Estados Unidos, Cómo ayudar a su hijo con la tarea escolar y Consejos prácticos para los padres sobre la tarea, que se mencionan en la sección titulada Recursos.

Supervise el uso de la televisión y los juegos electrónicos

Los niños norteamericanos invierten una mayor proporción de su tiempo mirando la televisión o jugando juegos electrónicos como el Nintendo que haciendo tarea o participando en otras actividades escolares. Estas son algunas sugerencias para ayudar a su niño a utilizar la televisión y los juegos con sensatez:

  • Limite el tiempo que su niño mira la televisión. El exceso de la televisión interfiere con otras actividades importantes en la vida de su niño, como leer, jugar con sus amigos y hablar con otros miembros de la familia.

  • Dé el ejemplo de los buenos hábitos que quiere que su niño siga. Recuerde que los niños suelen imitar a sus padres. Los niños que viven en hogares en que los padres y otros miembros de la familia ven demasiada televisión, quieren hacer lo mismo. Los niños que viven en hogares en que los padres y otros familiares apartan un tiempo tranquilo lejos de la televisión para leer (solos o con otras personas), hablan con otras personas, juegan o hacen otras actividades, igualmente los imitan.

  • Siéntese a ver la televisión con su hijo cuando el tiempo se lo permita. Hable con él sobre lo que han visto. Responda a sus preguntas. Señálele cosas en el programa que son parecidas a las cosas de su vida cotidiana.

  • Cuando no pueda ver la televisión con su niño, revise de vez en cuando lo que está viendo. Hágale preguntas al terminar el programa. Fíjese en las cosas que le emocionan y las que le molestan. Descubra qué ha aprendido y de qué se acuerda más.

  • Vayan a la biblioteca y busquen libros que exploren más a fondo los temas del programa de televisión que le gusta ver a su niño.

  • Limite la cantidad de tiempo que su niño pasa jugando juegos electrónicos. Al igual que con la televisión, conozca los juegos que le gusta jugar y hablen sobre cuáles prefiere.

Anímelo a usar la biblioteca

Las bibliotecas son lugares de aprendizaje y descubrimiento para todos. Al ayudar a su niño a descubrir la biblioteca usted lo iniciará en un camino seguro hacia el aprendizaje independiente. Estas son algunas sugerencias para ayudarle:

  • Introduzca las visitas a la biblioteca tan temprano en la vida de su niño como sea posible. No importa que apenas tenga dos o tres años de edad, llévelo a la biblioteca cada semana. Si usted trabaja durante el día o se interponen otros compromisos, recuerde que muchas bibliotecas mantienen un horario nocturno.

  • Si su niño ya sabe escribir su nombre, lo más probable es que la biblioteca le dará su propia tarjeta si usted también firma con él. Trate de obtener una tarjeta para su hijo tan pronto como sea posible para que él pueda obtener sus propios libros.

  • Cuando lleve a su niño a la biblioteca, preséntese y preséntelo a la bibliotecaria. Pida que le den una orientación a las distintas salas y que le expliquen qué servicios se ofrecen. Por ejemplo, además de una gran variedad de libros, su biblioteca quizás también tenga revistas de interés para su niño y para usted. Lo más probable es que también tenga periódicos publicados en otras ciudades o países. La mayoría de las bibliotecas también tienen música en audiocasete o CD, películas en video o DVD y muchos otros recursos educativos. Su biblioteca probablemente también tendrá libros publicados en otros idiomas y programas para ayudar a los adultos a mejorar su inglés y su lectura.

    Pida que la bibliotecaria le informe sobre qué programas especiales hay para su niño, tales como programas de lectura en el verano, clubes de lectura y otros servicios como ayuda con la tarea.

  • Aunque su hijo sea un bebe, llevelo semanalmente a la biblioteca.
  • Hágale entender a su niño que usted espera que siga todos los reglamentos de la biblioteca y que se comporte bien. Las bibliotecas quieren que los niños aprendan a utilizar sus materiales y servicios. Sin embargo generalmente tienen reglamentos que su niño debe seguir y obedecer en todo momento:

      Su hijo necesita aprender por cuanto tiempo puede quedarse con materiales y la cantidad de la multa si los devuelve tarde.
    • Los materiales de la biblioteca se deben manejar con mucho cuidado
    • Los materiales que pidan prestados se deben regresar a tiempo. Su niño debe saber cuánto tiempo puede tener los materiales en casa y qué multas se le cobrarán si no devuelve los materiales a tiempo.
    • Todos los usuarios deben demostrar cortesía hacia los demás. Hablar demasiado fuerte, correr en los pasillos o molestar a los demás se prohíbe en la biblioteca.

Ayude a que su niño aprenda a usar el Internet adecuada y efectivamente

El Internet/Web mundial—una red de computadoras que conecta a las personas y la información en todo el mundo—se ha convertido en una parte íntegra de nuestro aprendizaje e interacción con otras personas. Para que los niños tengan éxito hoy, deben saber cómo utilizar el Internet. Aquí les damos algunas sugerencias para ayudar a su niño a utilizar el Internet adecuada y efectivamente:

  • Usen el Internet juntos. Si usted no tiene una computadora en casa, pregunte en la biblioteca si ellos tienen computadoras que usted y su niño pueden utilizar. Si no conoce mucho sobre las computadoras o el uso del Internet, pregunte si hay alguien en la biblioteca que les puede enseñar a usted y a su niño juntos. Si su niño ya sabe cómo usar la computadora, pídale que le enseñe. Pídale que le explique qué está haciendo y por qué. Pida que le enseñe cuál es su sitio Web favorito y que le diga por qué le gusta tanto. Esto le ayudará a tener más confianza en sí mismo y a sentirse orgulloso de sus destrezas.

  • Ayude a su niño a localizar sitios Web adecuados. Asegure al mismo tiempo que su niño entienda qué tipos de sitios Web usted considera adecuados. Sugiérale sitios que le puedan ayudar con su tarea o que tienen que ver con sus intereses.

    Preste atención a los juegos electrónicos que use o copie del Internet. Algunos juegos para la computadora son de contenido violento o sexual, inadecuado para uso de los niños. Existen recursos, tales como GetNetWise (dirección electrónica http://www.getnetwise.org/), un servicio electrónico de las compañías del Internet y grupos para la protección del interés publico, y FamiliesConnect (dirección electrónica http://www.ala.org/ICONN/familiesconnect.html), un servicio de la Asociación Americana de Bibliotecas, que le pueden ayudar a seleccionar buenos sitios Web y darle mayor información sobre el uso del Internet.

    Quizás prefiera usar un "filtro" para bloquear acceso a sitios inadecuados. Estos filtros incluyen programas que usted puede instalar en su computadora. Además, varios servicios de Internet ofrecen filtros (frecuentemente gratis) que restringen el acceso de los niños a sitios seguros para su uso. Sin embargo estos filtros no siempre son efectivos—y los niños pueden aprender a evadirlos. Lo más efectivo sigue siendo su participación y supervisión.

  • Supervise la cantidad de tiempo que su niño se pasa con la computadora. El uso del Internet puede resultar tan adictivo como la televisión. No permita que se apodere de la vida de su niño. Póngale un reloj al lado de la computadora y pídale que se fije cuánto tiempo trabaja con ella. Recuerde que muchos servicios Internet comerciales cobran según el tiempo que se utilice el servicio. ¡Y puede resultar caro!

  • Enséñele a su niño las reglas de uso seguro del Internet. Asegúrese de que nunca haga lo siguiente:

    • Nunca le diga a nadie—ni siquiera a sus amigos—la contraseña de su computadora;
    • Nunca use malas palabras o mande mensajes crueles, amenazantes o mentiras;
    • Nunca comparta información personal en línea como su nombre o los nombres de los miembros de su familia, su dirección, teléfono, edad, nombre de su escuela; o
    • Nunca haga arreglos para reunirse con una persona desconocida con quien haya en una "sala de charla" (chat room) en el Internet.

Para obtener mayor información sobre cómo ayudarle a su niño a utilizar el Internet, vea las siguientes publicaciones que se mencionan en la sección titulada Recursos; Asociación Americana de Bibliotecas, La guía del bibliotecario al ciberespacio para padres y niños; Asociación Pro Niñez, Guia para los padres sobre la supercarretera de información.

Aliente a su niño a ser responsable y trabajar independientemente

Tomar mayor responsabilidad y trabajar independientemente son cualidades importantes para el éxito escolar. Estas son algunas sugerencias para ayudar a su niño a desarrollar estas cualidades:

  • Imponga reglas. Todos los hogares necesitan reglas razonables que los niños comprendan bien y en las cuales se puedan apoyar. Permita que su niño le ayude a definir las reglas y luego asegúrese de hacerlas cumplir con constancia.

  • Hágale ver claramente que su niño es responsable por lo que haga en la casa y en la escuela. Por ejemplo, no defienda a su niño automáticamente si el maestro le dice que frecuentemente llega tarde o perturba la clase. Escuche su lado de la historia. Pero si la acusación es cierta, déjelo enfrentar las consecuencias.

  • Trabaje con su niño para desarrollar un horario razonable y constante para hacer los deberes de la casa. Apúntelos en una lista. Los niños más pequeños pueden ayudar a poner la mesa o a guardar sus juguetes y su ropa. Los niños un poco mayores pueden ayudar a preparar la cena y a recoger después.

  • Enséñele a su niño cómo dividir una tarea en varios pasos pequeños, y luego a realizarla un paso a la vez. Esto funciona muy bien para todo lo que hay que hacer—vestirse, limpiar el cuarto o cumplir con una tarea larga.

  • Haga que su niño se responsabilice de prepararse para la escuela todas las mañanas—levantándose a tiempo, asegurando que tenga todo lo que necesita para su día y otros deberes. Si es necesario, haga una lista de control para recordarles todas las cosas que tiene que hacer.

  • Supervise las actividades de su niño después de las horas de escuela, en las noches y los fines de semana. Si usted no puede estar en casa cuando él llegue de la escuela, dele la responsabilidad de avisarle a usted por teléfono para discutir sus planes.

Fomente el aprendizaje activo

Los niños necesitan participar en actividades de aprendizaje activo al igual que en actividades de aprendizaje independiente como leer o hacer tarea. El aprendizaje activo incluye hacer y responder a preguntas, resolver problemas y explorar intereses. El aprendizaje activo también se realiza cuando su niño participa en actividades deportivas, juega con sus amigos, actúa en una obra de teatro de la escuela, toca un instrumento musical o visita museos y librerías.

Para promover el aprendizaje activo, pida que su niño comparta sus ideas con usted y respóndale. Deje que él interrumpa con preguntas y opiniones mientras leen libros juntos. Cuando usted alienta este tipo de interacción en casa, es más probable que la participación y el interés en la escuela incrementen.

***Nota: En este folleto usamos el género masculino y femenino intercambiablemente, usando en veces "niño" y a veces "niña." Nuestra intención es de simplificar el lenguaje. Queda entendido, sin embargo, que todas nuestras recomendaciones sobre la lectura se aplican de igual manera a las niñas y a los niños. [ Regrese al artículo ]

< Página previa | ^ Arriba ^ | Próxima página >


 
Print this page Printable view Send this page Share this page
Last Modified: 08/23/2003