Cómo ayudar a su hijo a ser un ciudadano responsable
Downloadable File PDF (1 MB)
in English

¿Qué significa tener un "carácter firme?" II

Respeto por otras personas

El respeto por otras personas se basa y se resume en la Regla de Oro: Haz a tu prójimo como a ti mismo. Es el valor que hace del mundo un lugar más decente y civilizado.

Childlike drawing of two soccer players shaking hands after a game.

Las personas demuestran respeto de muchas maneras. Hablan y actúan civilmente—evitando insultos, cometarios crueles o lenguaje crudo o vulgar. Las personas son corteses y consideradas con otros, incluyendo a miembros de sus familias y amigos, y les preocupan sus derechos, creencias y bienestar. Las personas tratan a otros justamente y como individuos, sin importar su raza, género, edad o etnia. Demuestran tolerancia hacia otras personas que no comparten sus creencias personales o preferencias—siempre y cuando estas personas no causen daño a otras personas.

Investigaciones recientes indican que los niños aprenden a respetar a otras personas cuando se les trata con respeto. La crítica constante de un niño, comentarios negativos sobre él y la falta de elogios que celebran sus logros pueden causar que el niño les falte el respeto a otras personas. Tratar a los niños con respeto resulta en grandes beneficios para las familias y la sociedad en general.

Lo que usted puede hacer

  • Practique formas de comunicación respetuosas. Demuéstrele al niño cómo hablar con otras personas de manera respetuosa.

  • Ayude a su niño a resolver conflictos sin violencia. Cuando se presente un conflicto, aliente al niño a hacer lo siguiente: (1) Descubra exactamente cuál es el conflicto. Por ejemplo, si su niño está enojado porque su hermanito se mete en su habitación sin antes tocar la puerta, ayúdelo a explicar el conflicto utilizando oraciones usando el "yo" como sujeto, por ejemplo, "Yo me siento enojado cuando entras a mi cuarto sin tocar la puerta." (2) Sugiera diferentes maneras para resolver el conflicto. El niño le puede decir a su hermanito, "Yo sé que a veces no te escucho cuando tengo la música a todo volumen, así que puedes tocar cinco veces bien fuerte y si no te contesto, puedes abrir la puerta." O quizás, "Si no te contesto cuando tocas la puerta, pásame una notita por debajo." O inclusive, "Mejor usemos nuestros radios walkie—talkie." (3) Ayude a su niño a seleccionar la mejor opción. (4) Finalmente, pida que haga un plan para evaluar si la solución está funcionando.

  • Enseñe a su niño a respetar las preciadas tradiciones de su cultura. Hablen sobre las costumbres familiares para demostrar respeto, para honrar a los ancianos, y ayudar en la comunidad. Aliéntelo a adoptar estas prácticas.

—Karina, ¿traes puesto mi suéter nuevo?
—Sí, Mamá. ¿Qué pasa? ¿Acaso no queda con esta falda?
—Cómo se te ve puesto no es el problema. No me pediste permiso para usarlo, ¿no?
—No, Mamá. Supongo que di por sentado que no te molestarías.
—Lo que me molesta es que no lo pediste primero. No es muy respetuoso de tu parte, ¿no crees?


Amor propio

El amor propio significa sentirse satisfecho por el comportamiento adecuado y por los logros merecidos. Las personas con un amor propio saludable también saben respetar a otras personas. Ellos no necesitan hacer menos a otras personas o jactarse o exagerar sus habilidades o talentos. Ellos no necesitan mucho dinero o poder para sentirse bien con sí mismos.

Las personas que se respetan y aman a sí mismas consideran que el egoísmo, la falta de autodisciplina, la imprudencia, la cobardía y deshonestidad son incorrectas e indignas. Poseen una fortaleza interna y no permiten que otras personas los usen o manipulen. Saben que demostrar paciencia o tolerancia no significa permitir que otros los maltraten.

Las personas con amor propio no se desintegran cuando fracasan. Aceptan sus errores como parte íntegra de la vida. Al ayudar a nuestros niños a fijar metas altas para sí mismos, también les debemos hacer comprender que el fracaso no es vergonzoso cuando han puesto su mejor esfuerzo.

Sin embargo, enseñar a los niños el amor propio no significa elogiaros por cualquier cosita. También necesitan la crítica constructiva de vez en cuando. Cuando los criticamos, debe ser por las cosas que han hecho, no a ellos personalmente.

Lo que usted puede hacer

  • Aliente a su niño a desarrollar una identidad positiva que se enfoque en su integridad y sus talentos.

  • Enfatice que el carácter se edifica mediante las decisiones y acciones que una persona desempeña diariamente.

  • Trabaje con su niño para ayudarle a alcanzar la plenitud de su potencial al alentarlo a desarrollar sus talentos, a fijar metas alcanzables y a honrarse a sí mismo como una persona única.

  • Enseñe a su niño cómo escoger buenos valores. Ayúdelo a razonar sobre cuáles son metas dignas y cuáles son las maneras adecuadas para alcanzarlas.

—¿Por qué tan triste, Carlitos?
—Perdimos el juego
—¿Jugaron un buen partido?
—Sí, le pusimos muchas ganas.
—No es ninguna vergüenza perder un partido cuando haz puesto todo tu esfuerzo, y sencillamente el otro equipo jugó mejor. ¡Anímate, hijo!


Valor

El constituye en superar el temor para poder hacer lo que es correcto, no importa si es difícil o riesgoso. Tener valor puede significar enfrentar peligros físicos, pero también puede significar mantenerse firme en los principios y creencias correctas y tomar decisiones difíciles fundamentadas en los hechos en evidencia en vez de lo que es fácil, conveniente o popular. No significa ser imprudentes o cobardes, pero sí saber cumplir con nuestros deberes y responsabilidades.

Sin embargo, el valor no significa no tener miedo; y los niños deben saber que hay ocasiones en que está bien sentir miedo y escaparse del peligro. Pero también deben saber cómo enfrentar y superar ciertos temores, como el temor a la oscuridad.

Lo que usted puede hacer

  • Enseñe a su niño cómo ser valiente. Elógielo cuando actúa con valentía, pero nunca lo ponga en ridículo por ninguna razón—la burla puede tener efectos nocivos muy duraderos en la autoestima del niño.

  • Dialogue con su niño sobre cómo decir no. A veces los niños no saben cómo decirle no a sus amigos que les piden que hagan cosas peligrosas o riesgosas. Después de identificar ciertas situaciones que pudieran ser tentadoras, enseñe a su niño el proceso de tres pasos para protegerse a sí mismo:
    1. Aplica la regla del "problema": ¿Esta acción viola alguna regla o ley?
    2. Toma una buena decisión—piense cuidadosamente sobre los riesgos o consecuencias probables.
    3. Actúa rápidamente para evadir problemas, utilizando opciones como las siguientes:
      • Di que ¡No!
      • Aléjate de la situación
      • Haz una broma
      • Sugiere otra cosa mejor que hacer
      • Haz una excusa como, "Mi Papá se va a enojar mucho."
      • Actúa sorprendido
—Mamá, algunos de los chicos andaban fumando después de la escuela hoy. Uno de ellos me ofreció un cigarrillo.
—¿Y qué hiciste?
—Dije que no.
—Entonces, ¿qué sucedió?
—Todos se rieron de mí y dijeron que soy un bebito.
—Y luego, ¿qué hiciste?
—Me fui de allí.
—¡Felicitaciones! Eso fue muy valiente de tu parte, y estoy muy orgullosa de ti.


Responsabilidad

Ser responsable significa que la gente puede depender de alguien, y que uno sabe cumplir con las promesas y compromisos. Significa aceptar las consecuencias de lo que hacemos y decimos. También significa desarrollar nuestro potencial.

Las personas responsables no se excusan por sus acciones o culpan a otros cuando las cosas no salen bien. Piensan bien las cosas y usan el buen juicio antes de tomar acción. Se comportan de maneras que fomenten la confianza de otras personas en ellos.

Las personas responsables se hacen cargo de sus vidas. Hacen planes y fijan metas para desarrollar sus talentos y sus destrezas. Son adaptables y encuentran formas para superar la adversidad. Toman decisiones, tomando en cuenta sus obligaciones hacia su familia y su comunidad.

Los niños necesitan aprender que formar parte de una familia y una comunidad significa aceptar responsabilidades. Cuando cada uno de nosotros actúe responsablemente, nuestras familias y comunidades serán mucho más fuertes.

—Voy a casa de Carmelita, Papá.
—¿Ya sacaste al perro a dar su caminata?
—No. Lo haré cuando regrese.
—Marisela, sacar al perro es tu responsabilidad. En esta casa, cumplir con tus responsabilidades es primero. Saca al perro primero y luego puedes ir a casa de Carmelita.


Lo que usted puede hacer

  • Elabore acuerdos con su niño y anticipe que va a cumplir con ellos.

  • Cuando las cosas salgan mal, ayude a su niño a aceptar su responsabilidad por su parte y a formular un plan para hacer las cosas diferentemente la próxima vez.

  • Aliente a su niño a descubrir más sobre el mundo y cómo sus acciones pueden afectar a otras personas, aunque sea al otro lado del mundo.

Ciudadanía y patriotismo

La ciudadanía requiere que todos hagamos nuestra parte por nuestra comunidad y nuestra patria. Ser un buen ciudadano significa buscar el bien de la sociedad y participar activamente para mejorar las cosas.

Las investigaciones sociales demuestran que la participación en programas de servicio comunitario y el aprendizaje sobre la importancia y el valor de servir a otros puede ser una influencia poderosa en el desarrollo de un carácter firme.

El patriotismo es parte integral de la buena ciudadanía. El patriotismo es amor por y lealtad a nuestra patria. Significa honrar los ideales democráticos sobre los que fue fundado nuestro país, y exigir que nuestros oficiales electos hagan lo mismo respetando y obedeciendo sus leyes y honrando su bandera y otros símbolos. También significa aceptar las responsabilidades de la buena ciudadanía, tal como mantenernos informados sobre asuntos de interés nacional, votar, ofrecernos como voluntarios, y servir al país en tiempos de guerra.

Lo que usted puede hacer

  • Lleve a su niño consigo cuando vaya a votar. Hable con él sobre los candidatos, los cargos públicos a los que aspiran y sus plataformas políticas sobre los asuntos del día.

  • Participe en actividades comunitarias, tales como la limpieza de algún parque público o ayudar en actividades escolares.

  • Hable sobre la ciudadanía con su niño y busquen ejemplos de lo que los buenos ciudadanos han hecho para sus comunidades.

—Mamá, ¿a dónde vas?
—Voy a una junta. La gente que vive en esta cuadra se están reuniendo para planear cómo podemos limpiar ese solar en nuestro vecindario y convertirlo en un parque para los niños.
—¡Eso sería fantástico Mamá! Pero pensé que tía Yolanda venía esta noche.
—Ella viene mañana por la noche. Ella entiende lo importante que es que yo asista a esa reunión. Un parque para niños en nuestro vecindario es justo lo que nuestra comunidad y nuestra familia necesitan, y yo quiero ayudar a que eso se cumpla.



   4 | 5 | 6
TOC
Print this page Printable view Send this page Share this page
Last Modified: 04/07/2006