Cómo ayudar a su hijo a ser un ciudadano responsable
Downloadable File PDF (1 MB)
in English

¿Qué significa tener un "carácter firme?" I

El carácter se refiere a las cualidades o valores que moldean nuestros pensamientos, nuestras acciones, reacciones y sentimientos. Las personas de carácter firme

Childlike drawing of a small child helping an elderly woman with a cane cross the street.
  • Demuestran compasión
  • Son honestas y justas
  • Demuestran autodisciplina al fijar y cumplir con metas
  • Demuestran buen juicio
  • Respetan a otros
  • Demuestran valor al mantenerse firmes en sus principios y creencias
  • Tienen un sentido fuerte de sus responsabilidades
  • Son buenos ciudadanos quienes se preocupan por el bienestar de sus comunidades, y
  • Se respetan a sí mismos

Compasión

La compasión, o la empatía, significa el identificarse con y preocuparse por los sentimientos y necesidades de otras personas. Provee la raíz emocional para el cuidado de otras personas. Nos permite ser comprensivos y tolerantes ante distintos puntos de vista y creencias, y nos hace conscientes del sufrimiento de otras personas, y nos permite simpatizar con ellos o sentir su sufrimiento como si fuera el propio. La compasión también nos permite sentir alegría y emoción—en vez de coraje y desesperación—ante los éxitos y logros de otras personas.

Los bebés suelen llorar cuando oyen a otros llorar, o balbucear y reírse cuando oyen que otros emiten sonidos alegres. Para los tres años de edad, muchos niños hacen un esfuerzo por abrazar o consolar a otros niños o padres cuando estos parecen estar molestos o tristes. A medida que los niños crecen, la compasión puede guiar sus acciones y comportamientos en formas positivas. Ellos comprenden que al hacer algo malo, ocasionan el dolor o el sufrimiento de otras personas.

Podemos fomentar la compasión al ayudar a nuestros niños a reflexionar sobre los sentimientos de otras personas. Por ejemplo, si su niño dice o hace algo lastimoso hacia otro niño, ayúdelo a enfocar su atención a los sentimientos de su víctima al decirle, por ejemplo, "¿Cómo crees que se siente Alberto? ¿Te gustaría sentirte así?" Los niños desarrollan la compasión al practicar actos de bondad y cuidado hacia otros. Como adultos, debemos enfatizar la importancia de ayudar a otras personas, dando a otros el beneficio de la duda, y mantener nuestras mentes abiertas hacia las diferencias que vemos en otros.

Lo que usted puede hacer

  • Hable sobre puntos de vista de otras personas cuando vean programas de televisión, lea libros o hable sobre otras personas con su niño. Por ejemplo, pregúntele, "¿Qué crees que este personaje está sintiendo y pensando?"

  • Demuestre consideración y cuidado por otras personas, por ejemplo, haciendo mandados para vecinos enfermos o abriendo puertas para otras personas.

  • Dele el beneficio de la duda a otras personas. Si su niño se queja que un compañero lo empujó a propósito en camino a la cafetería, explique que a veces cuando las personas tienen prisa, no se fijan en lo que hacen—y no porque lastiman o empujan a otros intencionalmente.

  • Manténgase abierto hacia las diferencias que observan en otras personas. Si su niño dice, "Nuestros vecinos se visten raro," explique que otras personas suelen usar ropa que refleja su cultura o su país de origen.

—Papá, ¿por qué llora Abuelita?
—Ella está muy triste. Una de sus amigas acaba de morir. Ven y siéntate conmigo. ¿Te acuerdas cómo te sentiste cuando se murió tu ratoncito, Bigote?
—Me sentí muy triste y solo.
—Pues imagínate cuánto más triste se siente Abuelita al perder a su mejor amiga. Quizás podemos pensar en alguna cosa para ayudarla.
—Le puedo dar un abrazo...
—¡Me parece una idea excelente!


Honestidad y justicia

Sencillamente, la honestidad significa enfrentar la verdad con nosotros mismos y con otras personas. Significa que otras personas sean tan importantes para nosotros, que no los engañaremos por buscar el beneficio propio. Significa enfrentar nuestros errores aún cuando tengamos que reconocer ante otras personas que los hemos cometido o cuando nos causen problemas decir la verdad.

Ser justos significa actuar equitativamente y tomar decisiones, especialmente las más importantes, sobre la base de la evidencia en vez de nuestros propios prejuicios. Significa "seguir las reglas" y defender el derecho de toda persona de ser tratados justa y honestamente.

Para comprender cuan importante es ser honestos y justos, los niños necesitan aprender que el vivir juntos como familia, comunidad o como nación depende de la confianza mutua. Sin honestidad y justicia, tener confianza en otras personas es muy difícil, y las familias—al igual que las sociedades—se desintegran.

Advertencia: Existe una gran diferencia entre ser deshonesto—mintiendo y haciendo trampa—y "inventarse cosas," tal como lo hacen los niños en sus juegos de fantasía. Si a los niños se les enseña que no decir la verdad es "algo malo," algunos niños pudieran pensar que también es malo fingir que son una princesa o un astronauta. Aunque usted debe desalentar a su niño de mentir o hacer trampa a propósito, usted también le debe hacer entender que está bien jugar y fantasear.

Lo que usted puede hacer

  • Ponga un buen ejemplo sobre las relaciones honestas con otras personas.

  • Dialogue con su niño sobre qué es y qué no es la honestidad. Por ejemplo, señale que ser honesto no significa que le debe decir a alguien que usted cree que está feo. La bondad va junto con la honestidad.

—Papá, ¿por qué no puedo escoger el video que quiero ver? ¿No es injusto que Ramón lo escoja?
—Sí es justo que él lo escoja porque tú escogiste el video que vimos anoche. Ahora le toca a Ramón.


  • Dialogue sobre la justicia (lo más probable es que su niño mismo propondrá el tema) en diferentes situaciones. Por ejemplo, ¿cómo demostramos qué es justo en nuestra familia?

  • ¿Qué significa la justicia en nuestra comunidad? ¿Cuáles han sido las normas de lo que se consideró justo en el pasado?

  • Hable sobre cómo usted trata de ser justo en su vida y en su trabajo. ¿Con qué asuntos que tratan de la justicia ha luchado usted? Su adolescente demostrará un mayor interés en hablar con usted sobre estas cosas.

—Mamá, ¿por qué le dijiste a la cajera que te había dado demasiado cambio? Ella cometió el error, así que, ¿por qué no te quedaste con el dinero?
—Porque ese dinero no era mío, y hubiera sido deshonesto de mi parte quedarme con él.


Autodisciplina

La autodisciplina es la capacidad para fijar una meta realista o formular un plan—-y saber cumplir. Es la capacidad para resistir la tentación de hacer cosas que lastimen a otras personas o a nosotros mismos. Requiere de saber cumplir con las promesas y los compromisos que hemos hecho. Es el fundamento de muchas otras cualidades del carácter firme.

Frecuentemente la autodisciplina requiere de persistencia y poder cumplir con compromisos a largo plazo—-demorando el placer o recompensa inmediata con el fin de alcanzar una satisfacción más duradera. También incluye saber manejar emociones como el coraje y la envidia, y desarrollar la capacidad para ser pacientes.

Aprender la autodisciplina ayuda a los niños a regular su comportamiento y les da la fuerza de voluntad para tomar buenas decisiones y saber escoger bien. Por otro lado, si no pueden desarrollar la autodisciplina, esto los deja expuestos a comportamientos autodestructivos. Sin la capacidad para controlar o evaluar sus impulsos, los niños pueden dejarse llevar por situaciones peligrosas.

Lo que usted puede hacer

  • Hable con su niño sobre cómo fijar metas realistas. Por ejemplo, ayúdelo a dividir deberes o tareas grandes en trozos más pequeños que puede cumplir uno por uno. Pida que su niño escoja uno de las tareas más pequeñas y se fije una fecha límite para cumplir con ella. Cuando haya pasado el límite de tiempo, revisen juntos si ha podido cumplir bien con su meta.

  • Ayude a su niño a fortalecer su sentido de capacidad. Para lograrlo, su niño necesita tener experiencias exitosas, no importa cuan pequeños sean. Esto fomenta su autoconfianza y fortalecerá su esfuerzo la próxima vez. Sigan fijando tareas cada vez más exigentes pero que todavía las pueda cumplir.

—¿Quién acaba de llamar?
—Era Manuel, Papá. Manuel quiere que vaya con él a la tienda de videos para ver los nuevos DVDs.
—¿Y qué le dijiste?
—Le dije que no podía porque tú y yo tenemos que trabajar en mi proyecto de ciencias para la escuela.


Buen juicio

Los niños desarrollan un carácter firme cuando aprenden a reflexionar y tomar buenas decisiones sobre lo que es bueno o malo, correcto o incorrecto. Estas no siempre son distinciones fáciles para los adultos, y mucho menos para los niños.

Por ejemplo, puede ser difícil para un niño reconocer la diferencia entre actuar con valor o imprudencia. Como padres, podemos ayudarles demostrando, mediante nuestras acciones y nuestras palabras, que es importante que en cada situación pensemos cuidadosa y honestamente sobre qué es lo que debemos hacer, y deliberar cuidadosamente sobre cómo nuestras acciones van a afectar a otras personas.

A veces nos metemos en problemas porque sencillamente "no pensamos." Permitimos que nuestras emociones guían nuestras acciones de manera que después nos hace arrepentirnos. Saber cómo utilizar el buen juicio requiere de destrezas tales como saber controlar nuestros impulsos, usando nuestro razonamiento para evaluar los hechos contra nuestros sentimientos, y pensar claramente sobre las consecuencias de nuestras acciones.

La capacidad de su niño para razonar y usar buen juicio mejorará con la madurez. Sin embargo, con la edad a veces también es más fácil que él justifique o excuse comportamientos egoístas o imprudentes. Sin embargo, si usted le ha ayudado a desarrollar buenos hábitos fundamentados en la honestidad, el valor, la responsabilidad y el respeto a sí mismo, su niño tendrá la capacidad para ver los defectos en su razonamiento y tener la capacidad para llegar a la conclusión o decisión correcta sobre qué hacer.

Lo que usted puede hacer

  • Enseñe a su niño a hacer una pausa y pensar antes de actuar impulsivamente.

  • Enseñe a su niño a discernir entre los hechos y los sentimientos.

  • Hágale entender que sólo porque él tiene sentimientos fuertes acerca de algo—por ejemplo, querer pegarle a alguien que lo hizo enojar—eso no significa que es la cosa correcta que hacer.

  • Aliente a su niño a pensar sobre las consecuencias de sus acciones. Comparta historias con él acerca de situaciones que pudiera enfrentar y hable sobre qué acciones pudiera tomar, o de qué manera le afectarían sus acciones, qué pudiera suceder por consecuencia de sus acciones y cuáles serán las mejores acciones.

  • Cuando a su niño se le dificulte cumplir con una regla, prepare una lista junto con él sobre por qué la regla es buena. Esto les ayuda a comprender mejor.

  • Recuerde a su niño que debe prestar atención a las reglas o códigos de conducta que se aplican en cada situación. Por ejemplo, las reglas de comportamiento en la iglesia son distintas que las reglas en un juego de fútbol.

—Me enojé mucho porque Juan no me quiere hablar.
—¿Qué estaban haciendo en ese momento?
—Estábamos en la línea de la cafetería
—¿Y cuál es la regla mientras esperan en línea?
—No se supone que hablemos.
—Entonces Juan estaba haciendo lo correcto, ¿no?



   4 | 5 | 6
TOC
Print this page Printable view Send this page Share this page
Last Modified: 04/07/2006