Cómo ayudar a su hijo a aprender ciencias
Con actividades para los niños desde la edad preescolar hasta el 5°
Downloadable File PDF (1 MB)
in English

Cómo desarrollar el entendimiento científico de su niño

Conceptos y procesos unificados

Los niños pueden aprender gradualmente los conceptos científicos básicos que les darán un marco coherente para comprender y relacionar muchos datos y observaciones científicas. En este folleto nos enfocaremos en cinco conceptos y procesos seleccionados de las Normas Nacionales para la Enseñanza de las Ciencias, publicadas en 1996 por el National Research Council of the National Academy of Sciences (Consejo Nacional de Investigaciones de la Academia Nacional de las Ciencias).[  2  ]  Usted fácilmente puede presentar estos cinco conceptos fundamentales a través de las actividades contenidas en este folleto y en muchas otras actividades científicas sencillas que usted y su niño pueden realizar en casa o en la comunidad.

  1. Sistemas, orden y organización
    El mundo natural es tan grande y complicado que los científicos lo dividen en partes más pequeñas para poder estudiarlo a fondo. Estas partes o unidades más pequeñas se llaman sistemas. Los científicos buscan patrones a través de los cuales pueden clasificar—organizar—las cosas en distintos sistemas. Por ejemplo, los animales que tienen pelo se clasifican como mamíferos. Cuando usted alienta a su niño a recaudar y organizar objetos según su tamaño o color—por ejemplo, ya sean hojas o insectos—usted le está ayudando a prepararse para razonar según el uso de sistemas. Además, los científicos creen que la naturaleza se puede entender y anticipar,—puesto que obedece a un cierto orden. Por ejemplo, la baja presión barométrica frecuentemente es seguida por tormentas. Si usted desafía a su niño a formular predicciones razonables como esta, usted le ayudará a prepararse para examinar el mundo desde un punto de partida científico.

  2. Evidencia, modelos y explicaciones
    Los científicos ponen a prueba las explicaciones que proponen, y los resultados de estas pruebas son evidencias sobre las cuales pueden fundamentar sus explicaciones. A veces se refieren a sus explicaciones como "teorías" o "modelos" o "hipótesis". Los niños también pueden probar sus teorías sobre el mundo: ¿Será el bicarbonato de soda lo que hace que mis panqueques más densos? ¿Saldrán más densos si le agrego más bicarbonato?

  3. Cambio, constancia y medidas
    El mundo natural cambia constantemente. Algunos objetos cambian rápidamente y otros tan lentamente que no podemos observar los cambios directamente. Usted puede alentar a su niño a buscar cambios al pedirle que observe y hable sobre:

    • Qué sucede con el cereal cuando le agregamos leche?
    • ¿Qué sucede si el tiempo pasa y no regamos nuestras plantas o las exponemos a la luz del sol debida?
    • iquest;Qué cambios se pueden reversar? Una vez que el agua se ha convertido en hielo, ¿se puede convertir de nuevo en agua? Sí. Pero si partimos una manzana en varios pedazos, ¿podemos cambiar las rebanadas a una manzana entera de nuevo?

  4. Los niños pueden observar los cambios más cuidadosamente si usamos medidas. Si hacemos una gráfica para medir su crecimiento o los cambios de temperatura cada día, el niño puede practicar buscando diferencias y midiéndolas—y esto le ayudará a entender cómo puede utilizar sus destrezas matemáticas para aprender sobre las ciencias.
  5. Evolución y equilibrio
    Es difícil para los niños entender la evolución (cómo cambian las cosas a través del tiempo) y el equilibrio (cómo las cosas logran un estado estable y balanceado). Durante estos primeros años, usted puede, sin embargo, hablar con ellos sobre cómo cambian las cosas con el tiempo y señalárselas al niño. Por ejemplo, muéstrele una serie de fotografías de él desde su nacimiento hasta ahora y hablen sobre las muchas maneras en que ha cambiado. Y pueden hablar sobre el balance y el trabajo que requiere lograrlo: aprender a caminar con un libro sobre a cabeza o usar una bicicleta son buenos ejemplos.

  6. Forma y función
    Uno de los temas más sencillos en la ciencia nos rodea por doquier: la forma de algo en la naturaleza casi siempre tiene algo que ver con su función. Comencemos con objetos fabricados. ¿El niño puede adivinar cuál será el uso de objetos como un dedal, un sacacorchos o un disco? Cuando observan animales, pregúntele: "¿Para qué servirían las láminas en la espalda del estegosaurio?" "¿Qué tipo de hábitat le gustará al ornitorrinco?" Lo que el niño adivine generalmente será la respuesta correcta.

Integridad científica

El escritor de ciencia—ficción Isaac Asimov describe las ciencias como una "forma de pensar o de ver las cosas."[  3  ]  Es una forma de percibir el mundo que requiere de principios de conducta especiales, y los primeros años de la escuela son un buen momento para comenzar a enseñar a los niños la ética científica. Deberíamos ayudarles a comprender qué tan importante es:

  • Observar cuidadosamente;
  • Mantener apuntes precisos;
  • Buscar patrones en una manera objetiva, sin prejuicios ni predisposiciones;
  • Compartir las observaciones (o resultados) honestamente y de manera que permita que otros puedan comprobarlos;
  • Reconocer que es posible que cometan errores;
  • Respetar la curiosidad; y
  • Mantenerse abiertos hacia la crítica y el cambio.

  1. Estas normas definen lo que los estudiantes deben saber, comprender, y poder hacer para considerarse científicamente bien educados en cada nivel escolar. Para obtener mayor información, visite este sitio Web: www.nap.edu/readingroom/books/nses/html/.

  2. Asimov, 5



   4 | 5 | 6
TOC
Print this page Printable view Send this page Share this page
Last Modified: 10/12/2007