El presupuesto del Presidente para el ano fiscal 2006 dirige recursos hacia los estudiantes mas necesitados
El Presidente Bush propone una iniciativa en escuelas secundarias y más asistencia para ayudar a los estudiantes a pagar sus estudios universitarios
El presupuesto incluye aumento en financiamiento educación especial y el Título I

Archived Information

in English

PARA LA DIVULGACIÓN
7 de febrero de 2005
Enlaces: Susan Aspey, Ed Walsh
Sonya Sanchez
(202) 401-1576

El Presidente Bush reveló sus planes para aprovechar el éxito de las históricas reformas educativas de Que Ningún Niño Se Quede Atrás al presentar un proyecto presupuestario para el año 2006 que destina $56 mil millones en fondos discrecionales al Departamento de Educación de EEUU. Desde que asumió su cargo, el Presidente Bush ha aumentado el financiamiento dirigido a la educación en $13.8 mil millones, o un 33 por ciento.

El monto solicitado por el Presidente en su proyecto presupuestario de 2006 mantiene su firme compromiso a la excelencia en la educación para todos los estudiantes y ejerce la disciplina fiscal al centrarse en programas que dan resultado. El presupuesto dirige los recursos pagados por los contribuyentes hacia los estudiantes que tienen mayor necesidad de ellos—incluido un aumento en el financiamiento para ayudar a los estados y distritos escolares a implementar Que Ningún Niño Se Quede Atrás, la arrolladora ley de reforma educativa del Presidente. El proyecto también ahorra el dinero de los contribuyentes al proponer la eliminación de programas de financiamiento que duplican esfuerzos que ya están en marcha o que han resultado ineficaces.

El Presidente Bush ha propuesto casi $1.5 mil millones para una nueva iniciativa con el propósito de garantizar que los estudiantes de la escuela secundaria superior o high school se gradúen con la capacidad necesaria para triunfar en la universidad o en la fuerza laboral; un aumento de $603 millones en subvenciones conforme al Título I destinadas a ayudar a las escuelas locales más necesitadas a implementar Que Ningún Niño Se Quede Atrás; y un aumento de $508 millones para subvenciones a la educación especial en los estados para que todos los estudiantes, incluidos los estudiantes con discapacidades, cuenten con la oportunidad de desarrollar plenamente su potencial académico.

El presupuesto del Presidente Bush para 2006 también incluye un récord de $13.7 mil millones para el programa de Becas Pell destinados a aumentar la beca máxima a $4,150 y, según las estimaciones, ayudar a 5.5 millones de estudiantes de bajo ingreso económico a pagar sus estudios universitarios. El presupuesto del Presidente es un enfoque de sentido común que mejoraría la eficacia de los programas de asistencia económica y al mismo tiempo reduciría los costos de los programas y los subsidios a los acreedores privados. Los ahorros generados por las reformas de asistencia económica resultarían en una inversión, a lo largo de los próximos 10 años, de $19 mil millones en el programa de Becas Pell, incluidos los fondos necesarios para dar un aumento de $500 a la beca máxima a lo largo de los próximos cinco años (incluido un aumento de $100 para el año fiscal 2006) y $4.3 mil millones para eliminar el déficit actual en su financiamiento. En total, el Departamento de Educación administrará más de $78 mil millones en becas, préstamos y asistencia en programas de trabajo/estudio a más de 10 millones de estudiantes y padres durante el año fiscal 2006.

"Hace tres años, el Presidente Bush se comprometió a dar una educación de calidad a todos los niños y cerrar la brecha en el rendimiento que aqueja a nuestras escuelas y sociedad",dijo la Secretaria de Educación de EEUU Margaret Spellings. "El Presidente ha cumplido con su promesa; gracias a Que Ningún Niño Se Quede Atrás, las escuelas de nuestro país están dando pasos agigantados hacia la eliminación de la 'velada intolerancia de las bajas expectativas' y la garantía de que todos los niños tengan la oportunidad de aprender."

"Pero el trabajo no está terminado. En el siglo 21, la educación no se limita a las cuatro paredes de la escuela y el aprendizaje no termina al entregarse el diploma. Nuestro futuro se caracteriza por la flexibilidad y el cambio. No importa si optan por la educación superior o la fuerza laboral, nuestros jóvenes adultos deben contar con las destrezas necesarias para aprovechar al máximo todas las oportunidades que los esperan.

"Los high schools son la puerta al futuro. Un diploma de high school tiene que ser un boleto al éxito en el siglo 21. Todos hemos visto los estudios que muestran que los estudiantes norteamericanos están perdiendo considerable terreno en cuanto a las calificaciones de lectura y matemática al ingresar en la escuela secundaria superior. Lo podemos hacer mejor, y nuestros estudiantes merecen algo mejor." Entre los puntos más destacados del proyecto presupuestario de 2006, se incluyen:

Extensión del éxito de Que Ningún Niño Se Quede Atrás a las escuelas secundarias

Nuestras escuelas deben adaptarse al siglo 21: Sólo el 66 por ciento de los estudiantes que entran al noveno grado recibirán su diploma dentro de cuatro años—y menos de cuatro de cada 10 estudiantes ingresarán directamente a la universidad. El Presidente Bush tiene un plan para cambiar eso. Su presupuesto de 2006 incluye:

  • $1.24 mil millones para mejorar el rendimiento académico de los estudiantes en riesgo de quedarse atrás o abandonar los estudios;
  • $250 millones para medir el desempeño de los estudiantes en la lectura, expresión oral y escrita y la matemática en las escuelas secundarias;
  • $200 millones—un aumento de $175 millones—para el programa de Striving Readers ('Aspirantes a buen lector') destinados a mejorar la capacidad en la lectura entre los estudiantes adolescentes;
  • $120 millones—un aumento de $90 millones—para la Math and Science Partnership ('Alianza en matemática y ciencia') para ayudar a los estudiantes con dificultades a alcanzar el nivel correspondiente a su grado; y
  • $125 millones para un nuevo programa de Community College Access (o 'Acceso a los estudios superiores') para apoyar la práctica conocida por dual enrollment mediante la cual los estudiantes de high school toman asignaturas de nivel universitario.

Continuación de nuestro compromiso con los estudiantes necesitados

El presupuesto de 2006 del Presidente Bush dirige considerables recursos a donde tienen el mayor efecto para los estudiantes de mayor necesidad: El proyecto que propone el Presidente Bush para su presupuesto de 2006 aprovecha el ímpetu de la Ley Que Ningún Niño Se Quede Atrás, la cual está mejorando el desempeño académico a lo largo y ancho del país. El presupuesto del Presidente incluye:

  • $25.3 mil millones—un aumento global de casi mil millones de dólares—para la Ley Que Ningún Niño Se Quede Atrás;
  • $13.3 mil millones—un aumento de $603 millones ó del 4.7 por ciento—para las subvenciones de Título I destinadas a ayudar a los distritos escolares locales a mejorar las escuelas de bajo rendimiento, mejorar la calidad de maestros y ampliar las opciones para los estudiantes y los padres. De ser aprobado, este proyecto representaría un aumento global de $4.6 mil millones—el 52 por ciento—en los fondos concedidos por el Título I desde que se aprobó la Ley Que Ningún Niño Se Quede Atrás; y
  • $11.1 mil millones—un aumento de $508 millones—para subvenciones a la educación especial en los estados, un aumento del 75 por ciento para los estudiantes con discapacidades desde el año 2001.

Dar a los padres más opciones y a los maestros los recursos necesarios para ayudar a los estudiantes a superarse

Tener maestros sumamente capaces y padres sumamente comprometidos es la clave para la educación de calidad: El presupuesto del Presidente Bush contiene varias propuestas que tienen por objeto ayudar a nuestros maestros a ayudar a sus estudiantes y dar a los padres más opciones respecto a la educación de sus hijos, entre los cuales se incluyen:

  • $500 millones para un Fondo de Incentivo para Maestros (Teacher Incentive Fund) destinado a atraer y recompensar a los mejores maestros en escuelas de alto riesgo y alta pobreza;
  • Dar carácter permanente al perdón de las deudas de $5,000 a $17,500 para los maestros sumamente calificados en matemática, ciencia y educación especial que se desempeñan en comunidades de bajo ingreso económico;
  • $50 millones para el Fondo de Incentivo para la Libre Elección de Escuela (Choice Incentive Fund) con el propósito de dar más oportunidades a los padres de cambiar a sus hijos a escuelas de mejor rendimiento; y
  • $219 millones para las escuelas charter, incluidos $37 millones destinados a ayudar a las escuelas charter a adquirir, arrendar y renovar sus instalaciones.

Ayudar a más estudiantes a poder pagar los estudios universitarios

El acceso a una institución de enseñanza superior no debe depender del éxito económico: La educación superior en el siglo 21 se está convirtiendo cada vez más en una necesidad, y menos en una opción. Casi el 66 por ciento de los puestos de empleo con crecimiento más rápido exigirán una educación superior. Y los trabajadores deben poder refinar y ampliar sus aptitudes en los tiempos determinados por ellos mismos, no por el gobierno. El presupuesto adelantado por el Presidente Bush para el 2006 incluye:

  • El gasto récord de $13.7 mil millones en financiamiento para el programa de Becas Pell, con lo cual se aumentaría en $100 la beca máxima que se otorga a $4,150 en el año fiscal 2006, y esto ayudaría a la cantidad estimada de 5.5 millones de estudiantes a pagar sus estudios superiores;
  • Una inversión de $19 mil millones en el programa de Becas Pell a lo largo de los próximos 10 años, entre los cuales se incluyen los fondos necesarios para brindar un aumento de $500 en la beca máxima a lo largo de los próximos cinco años (incluido el aumento de $100 para el año fiscal 2006) y $4.3 mil millones para eliminar el déficit actual en el financiamiento.
  • $33 millones para un nuevo programa de Enhanced Pell Grant o 'Becas Pell aumentadas' con el fin de dar hasta $1000 adicionales—con lo cual la beca máxima asciende a $5,150—a los estudiantes que cumplen con el riguroso currículo académico de los estudiosos del estado durante el high school; y
  • $50 millones para el nuevo programa Presidential Math-Science Scholars (Estudiosos en matemática y ciencia del Presidente) para dar hasta $5000 a los estudiantes de bajo ingreso que siguen estudios de matemática y ciencia.

Gastar los recursos eficazmente

El dinero de los contribuyentes debe gastarse de manera responsable: El presupuesto del Presidente Bush para 2006 libera casi $4.3 mil millones de ahorros al modificar o eliminar una gran cantidad de programas que derrochan recursos, duplican esfuerzos o son ineficaces, entre los que se cuentan:

  • El programa Comprehensive School Reform o 'Reforma Escolar Integral', cuyo precio asciende a $205 millones y que duplica actividades que ya se están llevando a cabo a través de las subvenciones de Título I a los distritos escolares locales; y
  • El programa conocido por Even Start ('Comienzo en pie de igualdad') cuyo precio es de $225 millones. Tres estudios nacionales diferentes han evidenciado su falta deadelantos importantes en el aprendizaje de lectura y escritura en niños y adultos.

###

Top

Back to Press Releases in Spanish

 
Print this page Printable view Send this page Share this page
Last Modified: 02/06/2009