El Presidente Bush, el Secretario Paige celebran dos años de progreso para los estudiantes del país
Que Ningún Niño Se Quede Atrás se convirtió en ley con la firma del Presidente hace dos años
Archived Information

in English

PARA SU DIVULGACIÓN
8 de enero, 2004
Enlaces: Sonya Sanchez
Susan Aspey o Jo Ann Webb
(202) 205-3622
(202) 401-1576

KNOXVILLE, Tenn. — El Presidente Bush y el Secretario de Educación de EEUU Rod Paige celebraron el segundo aniversario de la ley bipartidista conocida en español por Que Ningún Niño Se Quede Atrás, No Child Left Behind Act—la reforma educativa de mayor relevancia desde la causa jurisprudencial Brown v. Board of Education—ovacionando los grandes logros obtenidos hasta el momento durante una mesa redonda realizada en West View Elementary School en Knoxville, Kentucky.

"La educación pública...es el portal a la esperanza," afirmó el Presidente. "Es esencial para este país contar con un sistema de educación pública que responda a las necesidades de todos los alumnos de modo que podamos cumplir con los grandes objetivos para este país. Suena trillado, ya se ha dicho muchas veces, pero es verdad: El futuro del país depende de nuestra capacidad de educar a todos los niños."

Las reformas de gran alcance aportadas por Que Ningún Niño Se Quede Atrás tienen por propósito cambiar la cultura de las escuelas de los Estados Unidos garantizando que todos los alumnos sepan leer y hacer matemáticas en el nivel correspondiente a su grado, cerrando la brecha en el rendimiento académico, ofreciendo mayor flexibilidad a los estados y las escuelas locales, dando a los padres más opciones respecto a la educación de sus hijos y enseñando a los estudiantes con base en lo que da resultado. Durante los dos últimos años, el Departamento de Educación ha trabajado activamente con los estados para implementar la ley. (Se adjunta al presente comunicado una hoja informativa sobre Que Ningún Niño Se Quede Atrás.)

"Que Ningún Niño Se Quede Atrás promete una sociedad más justa y equitativa—una en la cual todos los alumnos de nuestro país recibirán la atención que merecen, sin importar el color de su piel, su acento o código postal," dijo el Secretario Paige. "La ley tiene por objetivo mejorar todas nuestras escuelas porque podemos conseguir resultados mejores y debemos conseguir resultados mejores. El futuro de nuestra nación y nuestra seguridad económica dependen de cerciorarnos de que todos los alumnos reciban una educación de calidad. Las raíces de esta reforma revolucionaria están estableciéndose, a juzgar por el número de cambios positivos que la ley ha traído aparejado y el número de vidas que ha afectado. En los años próximos, ese árbol de la ciencia continuará creciendo y floreciendo."

Con las firmes disposiciones relativas a la responsabilidad de los resultados contenidas en la ley Que Ningún Niño Se Quede Atrás, los estados deben describir cómo van a cerrar la brecha en el rendimiento y encargarse de que todos los alumnos, incluyendo los desfavorecidos o marginados, logren un nivel académico aceptable. Además, deben rendir un informe estatal y por distrito escolar que indique a los padres y las comunidades el progreso del estado y la escuela. Las escuelas que no logran hacer progreso deben prestar servicios suplementarios, tales como la tutoría gratuita o la ayuda extracolegial; tomar acciones correctivas; y, si al cabo cinco años, no se logra hacer progreso anual adecuado, efectuar cambios radicales en el funcionamiento y la dirección de la escuela.

Nota del redactor: Se adjunta al presente una hoja informativa sobre Que Ningún Niño Se Quede Atrás.

###

Top

Back to Press Releases in Spanish

 
Print this page Printable view Send this page Share this page
Last Modified: 09/22/2008