Consejos sobre cómo garantizar que la escuela de su hijo esté manteniendo a los estudiantes libres de la droga -- Consejos para los padres sobre cómo mantener a los hijos libres de la droga

Los niños y los jóvenes tienen las mejores posibilidades de llevar una vida sana, libre de drogas, cuando las escuelas apoyan a los padres en su mensaje antidroga. No debe haber nada confuso ni contradictorio en lo que los niños y los jóvenes aprenden sobre las drogas de los adultos en su vida. Además, las normas de conducta de las escuelas deben reflejar la misma actitud hacia el alcohol y la droga que usted expresa en su casa: No es aceptable el consumo de la droga. La droga disminuye la capacidad de concentrarse de los alumnos y de cumplir con sus responsabilidades académicas, causa el absentismo o las faltas injustificadas y la pérdida de motivación, y los estudiantes que la consume pueden perturbar el desarrollo normal de la clase y absorber el tiempo y agotar la energía del maestro.

La mejor forma de asegurar que las normas antidroga en la escuela de su hijo sean rigurosas es con la participación activa de usted. Usted puede:

  • Informarse sobre las normas de conducta vigentes en la escuela de su hijo respecto al alcohol y otras drogas. Si todavía no se ha establecido una regla antidroga, asista a las reuniones de los padres voluntarios o las reuniones sobre la revisión de planes de estudio, o entrevístese con el director para ayudar a elaborar normas de conducta en ese sentido. Las normas deben especificar lo que constituye una infracción de alcohol, tabaco o de otra droga, puntualizar las consecuencias de no cumplir con las reglas, y describir los procedimientos en casos de infracción.

  • Tratar de conocer la educación sobre la droga en la escuela de su hijo. El profesorado debe recibir capacitación para saber enseñar sobre el alcohol, el tabaco y otro consumo de drogas. La educación sobre la droga debe enseñarse de manera apropiada para la edad a cada nivel de grado durante todo el año y no sólo una vez por año durante una semana especial. La educación sobre la droga puede enseñarse durante la clase de salud, pero todos los profesores deben incorporar información antidroga en sus clases. Debe existir también un componente de educación para los padres. El programa de la escuela debe tener como base la investigación científica más reciente. Según la situación particular de educación sobre la droga en su escuela, puede ser conveniente participar en mayor grado e informar a los administradores de la escuela que se necesitan mejoras en este respecto.

  • Empaparse en su casa del programa de educación sobre la droga de la escuela de su hijo. Pídale a su hijo que le muestre los materiales repartidos durante la clase y fuera de ella y aproveche la oportunidad de repasarlos juntos.

  • Averiguar si la escuela de su hijo realiza evaluaciones sobre el problema de droga entre su propio estudiantado y si estos resultados se usan en el programa de educación.

  • Preguntar qué le pasa a quienes sean descubiertos usando la droga. ¿La escuela ofrece una lista de organizaciones o grupos recomendados para los estudiantes que necesitan tratamiento?

  • Pedir y examinar los materiales existentes. ¿Contienen un claro mensaje de que el alcohol, el tabaco y otro consumo de drogas es incorrecto y dañino? ¿La información que contienen es veraz y está al día?

  • Investigar si el programa antidroga de su escuela está sometido a evaluación para determinar su eficacia. Según indica la investigación científica, lo que hacen algunos de los programas más eficaces es darle mucha importancia a la enseñanza de las capacidades fundamentales de la vida, como por ejemplo, cómo sobrellevar la ansiedad, cómo ser firme y cómo sentirse cómodo en el ámbito social. Cuando estas lecciones se combinan con la educación sobre la droga, los estudiantes se encuentran mejor preparados para resistir la droga a la hora de hacer frente a ella.

< Página previa | ^ Arriba ^ | Próxima página >


 
Print this page Printable view Send this page Share this page
Last Modified: 10/08/2003